Facebook Presidencia Siria 163
Facebook Presidencia Siria 163
 REUTERS 163
REUTERS 163

El gobernante de Siria, Bashar Al Assad, afirmó este lunes que Medio Oriente es un "polvorín" y que el "fuego se acerca a la región". "No hay que hablar solamente de la respuesta de Siria, sino de aquello que se puede producir ante un primer ataque. Ninguna persona puede saber qué sucederá. El mundo perderá el control de la situación, mientras que el polvorín explotará. El caos y el extremismo se extenderán. El riesgo de una guerra regional existe", aseguró al diario francés Le Figaro.

Mientras la intervención internacional en Siria es inminente, Al Assad sostuvo que "ni los Estados Unidos ni Francia" han podido probar que su gobierno haya usado armas químicas contra la población civil. "Quien hace una acusación debe tener pruebas. Hemos desafiado a los EEUU y a Francia a mostrar una prueba, pero Obama y Hollande fueron incapaces incluso ante sus pueblos", indicó.

"No digo que el Ejército sirio no tenga armas. Supongamos que nuestro Ejército usara las armas de destrucción masiva. ¿Es posible que lo haya hecho en una zona donde estaba él mismo y sus soldados hayan sido heridos por estas armas, como lo constataron los inspectores de las Naciones Unidas en su visita al hospital?, ¿es lógico?", agregó.

Por otro lado, Al Assad señaló que "todo aquel que contribuya a reforzar financiera y militarmente a los terroristas (como suele llamar a los rebeldes al régimen) es un enemigo del pueblo sirio". "Quien actúe contra los intereses de Siria y sus ciudadanos es un enemigo", prosiguió al ser consultado sobre la relación con Francia. "El pueblo francés no es nuestro enemigo, pero la política de su Estado es hostil al pueblo sirio. En la medida en que sea así, ese Estado será considerado nuestro enemigo. Y habrá repercusiones negativas a los intereses franceses".

Siria se encuentra en conflicto desde hace dos años y medio y, pese a la continua presión internacional para la pacificación del país, el reciente uso de armas químicas contra la población civil precipitó la situación. Una eventual intervención militar de los EEUU y otros países de Occidente es inminente. Asimismo, este lunes fue revelado un informe de la inteligencia francesa, según el cual hay "pruebas tangibles" de que las tropas de Al Assad realizaron el ataque del pasado 21 de agosto.