162
162

Iban ocho giros y el piloto de Mercedes estiraba la diferencia sobre sus perseguidores vuelta tras vuelta. Tras conseguir la pole, Lewis Hamilton mandaba en el Gran Premio de Silverton hasta que todo cambió.

La goma trasera izquierda de su monoplaza explotó en la curva cuatro y el británico tuvo que recorrer todo el circuito como pude, cediendo así el liderato y otras posiciones hasta que llegó a los boxes. Volvió a la pista en el fondo del pelotón.

Felipe Massa tuvo una clasificación complicada pero con una gran largada, se ubicó quinto. Sin embargo en la vuelta 11, el neumático trasero izquierda (el mismo de Hamilton) estalló y los hizo hacer un trompo.

El brasileño volvió al asfalto con su Ferrari y pasó por los boxes pero perdió mucho tiempo y regresó a la pista en el fondo del pelotón, detrás del británico de Mercedes.

Luego fue el turno del francés Jean Eric Vergne, con Toro Rosso, tuvo el mismo problema cuando marcha quinto y tras salirse de la pista pudo llegar al sector de pits y retornar a la carrera en las últimas posiciones.

Un inconveniente similar tuvo en las pruebas clasificatorias Sergio Pérez. Los ingenieros de los equipos explicaron que esto se debe al desgate en ese neumático producto del roce son los pianos en las curvas y el calentamiento del caucho.

Los organizadores detuvieron la competencia durante algunas vueltas, para retirar el material que quedó sobre el asfalto, y para analizar la situación ya que se temía por la seguridad de los pilotos ante la reiteración de un problema común. Finalmente, la carrera se reanudó.