Sociedadmiércoles 12 de junio 2013

Cómo controlar los celos en la pareja

Muchas personas padecen sentimientos enfermizos que terminan generándoles fantasmas sobre quienes rodean a su ser amado y sobre sí mismo. La independencia y la seguridad son las claves para no caer en él

Crédito:

Los celos no son sólo protagonistas de tangos y canciones melódicas, sino que lo son también de tragedias griegas y cotidianas. Muchos de los crímenes ocurridos en el seno de las parejas tienen en él el desencadenante letal.

Consultada por este medio la licenciada Elsa Álvarez (MN 984), directora del Instituto de Psicología Argentino –Inepa–explicó: "Para entender los celos, cabe hacer una distinción entre lo que son las emociones auténticas y las sustitutivas o rebusques. Cuando uno puede sentir y expresar emociones que son adecuadas en calidad, intensidad y duración a la situación;se denominan emociones auténticas (alegría, afecto o amor, miedo, tristeza y rabia). Algunas de ellas pueden no ser aceptadas por la familia de origen, siendo por ellas reprimidas y sustituidas por otras que sí son reconocidas. A estas emociones se las denomina rebusques ya que sustituyen la emoción auténtica".

      Embed

Parecería que los celos son un rebusque del amor; la persona no sabe ni dar ni recibir amor, porque no puede amarse y menos amar a otro: "El celoso cree que ama 'demasiado' y por eso siente celos, muchas veces también necesita que lo celen porque interpreta que esto es una demostración de amor. Desde ya, esta es una creencia errónea porque los celos encubren inseguridad e ideas de inferioridad ante la competencia por el ser amado o, por lo menos, celado. Generalmente están en relación a una inseguridad y a una falta de confianza en uno mismo", opinó la experta.

En su analisis prosiguió: "Generalmente los celos están infundados y provocados por pensamientos o imágenes internas que desencadenan la sensación de inseguridad y desconfianza en uno mismo. La persona celosa tiene una autoestima muy baja, se desvaloriza, se coloca en lugares muy degradados, donde muchas veces las personas que rodean al ser amado se vuelven enemigas y rivales porque quien cela piensa que todos son mejores que él, más lindos, más flacos, más inteligentes, más simpáticos, etc. Tiene todo el tiempo miedo a ser abandonado/a".

La psicóloga también dijo que la persona celosa llega a perder la visión realista porque "minimizan los aspectos positivos propios y maximizan los aspectos positivos del otro", por lo tanto provocan relaciones desiguales, en donde uno está arriba y el otro abajo en dependencia. Por eso les cuesta realizar actividades independientes y plantearse una vida con autonomía.

"El amor sano y verdadero tiene que ver en principio con tener una visión realista de uno mismo y del otro, con reconocer los aspectos positivos y negativos de uno y del otro, amar, valorar, confiar, respetar, dar sin pedir nada a cambio, ponerse en el lugar del otro y dar libertad". Estas son todas características del amor sano y verdadero, según Álvarez.

 

Celos extremos: ¿cómo combatirlos?

Álvarez aconseja que cada vez que sienta celos, en principio, es importante pensar si son celos infundados o a lo mejor la otra persona está generando situaciones que provoquen el sentimiento de inseguridad. También pensar cuán frecuente es y en cuántas relaciones anteriores le pasó lo mismo, porque eso ayudará a responder esta pregunta.

      Embed

"Si uno tiene historia de muchas relaciones similares, es importante que tome conciencia de que la dificultad probablemente esté en uno, pero tener claro esto contribuirá a resolverlo. Elevar la autoestima, aprender a quererse y a valorarse a uno mismo, ya que las inseguridades y los celos están directamente relacionados con las inseguridades internas. Por ello, es importante lograr la interdependencia en las relaciones, porque en la interdependencia las personas mantienen áreas de sus vidas independientes con actividades independientes y comparten otras con altos grados de intimidad y afectividad".

Confrontar adultamente aquellas voces o imágenes internas (diálogos internos) que hacen dudar de las relaciones que se establecen con los otros y reemplazar aquellos pensamientos o imágenes negativas por aquellas que fomenten nuestra seguridad y confianza, es un consejo que destaca la profesional, y a ello agrega:

  • Hablar con los seres queridos acerca de nuestras inseguridades: Pedir lo que necesitamos directamente. Muchas veces necesitamos ser cuidados, acariciados, mimados, y en vez de pedirlo directamente lo disfrazamos con reclamos que no hacen que recibamos lo que finalmente necesitamos que es afecto.
  • Bajar la omnipotencia y saber pedir ayuda: Cuando una persona siente celos con las relaciones en general y ya esto genera una situación la cual perjudica las relaciones con otros –y su propia calidad de vida–, es cuando uno debe pedir ayuda a un profesional, ya que la situación está tomando un nivel de importancia en su vida que la persona sola no puede manejar.

 

Para resaltar sus consejos, Álvarez agregó: "Es mucho más común de lo que creemos este tipo de problemáticas en las relaciones tanto de pareja como con amigos, como entre familiares. Muchos creen que son más las mujeres las que padecen de esta dificultad; sin embargo, muchos hombres nos consultan por sentir muchos celos por amigas o relaciones que establece su mujer. Como dije antes, los celos son producto de las inseguridades internas y justamente eso es lo que se debe trabajar en un proceso terapéutico. Poner la seguridad en nosotros, lograr seguridad, confianza y autoestima. Generar también relaciones de interdependencia. Ante algunas dificultades importantes es necesario recurrir a la ayuda psicológica. Cuanto antes se reconozca que existe una dificultad y se tomen medidas para solucionarla, menos costará deshacer el círculo vicioso. Eso también implica hacerse responsable de su situación y tener un firme deseo de querer cambiar. Pedir ayuda cuesta, implica admitir una debilidad, ceder el control de las situaciones, saltarse el orgullo o la vergüenza, pero atreverse a hacerlo es un requisito para resolver muchos problemas. Uno de los factores clave a la hora de superar una situación difícil es la disposición a pedir ayuda".