163
163
 163
163

En un artículo publicado en el diario el Nuevo Herald, varios exiliados cubanos en Miami coinciden en que para el régimen cubano es un golpe político el reversazo de Brasil, que decidió finalmente solo traer profesionales de España y Portugal para suplir la demanda de médicos en su país.

"Es una de las mayores vergüenzas que ha sufrido el régimen cubano ya que se trata de la mejor carta de presentación que supuestamente tienen los Castro para legitimar su estancia en el poder", explicó Darsi Ferrer, un médico de La Habana y disidente que llegó hace un año a Miami.


Luego de que gremios y organizaciones se opusieran al anuncio del canciller brasileño, Antonio Patriota, de la colaboración con Cuba en este aspecto, el gobierno prefirió llenar las vacantes con doctores de otras nacionalidades.

"Brasil quiere traer escoria", dijo Florentino Cardoso, presidente de la Asociación Médica Brasileña. “Desafío a cualquiera a demostrar la excelencia de la medicina cubana". El gobierno posteriormente anunció que la cifra incluiría únicamente a médicos de España y Portugal.

De acuerdo con cifras oficiales citadas por el Nuevo Herald unos 40,000 profesionales de la isla prestan servicios en 69 países. La exportación de servicios profesionales le deja a Cuba unos $6,000 millones anuales.

En Venezuela hay cerca de 30,000 médicos y otros 15,000 asesores cubanos en el marco de un acuerdo similar al que Brasil estudiaba implementar en el corto plazo. Los médicos denunciaron que la inmensa mayoría de los millonarios pagos que ha hecho Caracas por estos servicios han terminado en las arcas del régimen castrista: solo el año pasado el gobierno chavista pagó a La Habana US$5,000 millones la mayoría en envíos de barriles de petróleo.

En Cuba los médicos y especialistas tales como cirujanos y oftalmólogos ganan alrededor de US$600 al mes según la ilegal Red Cubana de Comunicadores Comunitarios, radicada en La Habana.

La pobre situación también se refleja en los hospitales. Las autoridades de salud deben pedir a menudo a sus pacientes que traigan sus propias sábanas, jabón y bombillos, entre otros.

“El mayor logro que Cuba le vendió al mundo era su potencial médico”, declaró el médico cubano y exiliado Julio Alfonso. "Obviamente hay una merma de la calidad de los médicos en los últimos años debido a esta locura de graduar masivamente y al por mayor", indicó.

El profesional residente en el sur de la Florida explicó que desde el 2006, cuando se puso en marcha un programa de entrega de visas a médicos cubanos que cumplen misiones en terceros países, al menos 4,000 de estos profesionales escaparon por diversas vías a Estados Unidos.