Políticamiércoles 08 de mayo 2013

En Argentina también organizan cacerolazo contra Nicolás Maduro

Como sucedió en Uruguay, ahora en Buenos Aires también convocaron una protesta para repudiar la visita del presidente de Venezuela



En un día complicado políticamente –en argentina se vota la polémica reforma judicial impulsada por la presidente Cristina Kirchner-, Nicolás Maduro arribó a la Argentina en el marco de su viaje por el Mercosur, que comenzó en Uruguay y seguirá en Brasil.

Sin embargo, también en Argentina hay quienes se manifiestan en contra de su llegada. Venezolanos residentes en el país organizaron, a través de la red social Facebook, un cacerolazo en protesta al arribo del mandatario.

      Embed

      Embed

"Salvemos a Venezuela. Salvemos la democracia", dice el aviso que invita a llevar la bandera venezolana, una pancarta y una franela blanca a la manifestación, la cual tendrá lugar este miércoles a las 16:00, hora local (19.00 GMT), en el clásico Obelisco de la Ciudad de Buenos Aires. 

  

El presidente venezolano atraviesa una crisis institucional muy grande en su país. El líder opositor Henrique Capriles no sólo no acepta los resultados oficiales de las elecciones del 14 de abril, que dieron la victoria a Maduro por 225.000 votos, sino que ha impugnado ante la Justicia esos comicios y ha pedido repetirlos.

 

      Embed

Además, y como si fuera poco, el clima de violencia y agitación política no cesan. Un llamamiento a la paz y al diálogo le costó al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, una catarata de acusaciones de parte del gobierno venezolano.

 

      Embed

"Desmesuradas", "injerencistas", "cínicas" y hasta "inmorales" fueron los calificativos usados por el Ejecutivo de Maduro para referirse a una declaración de Insulza en la que manifestó "preocupación" por los incidentes registrados en la Asamblea Nacional venezolana, donde ha habido peleas entre opositores y chavistas, y agresiones a los primeros.

 

      Embed

"Esto refleja, de manera dramática, la ausencia de un diálogo político (...) para resolver, en un clima de paz y entre todos los venezolanos, los asuntos pendientes en ese país", dijo Insulza el 1 de mayo.

 

      Embed

      Embed

 

Luis Maldonado, vocero en Argentina de Una Voz, un movimiento afín al opositor Henrique Capriles, aseguró: “Organizamos esto por el rechazo de los venezolanos que residimos en Argentina al recibimiento del gobierno legítimo de Nicolás Maduro. Rechazamos que Maduro sea huésped oficial de Cristina Fernández de Kirchner”.

 

      Embed

“Vine hasta aquí porque estoy en contra de lo que ha hecho este gobierno, primero a través de Chávez y ahora a través de Maduro. Tuve que salir de mi país hace muchos años, por la inseguridad económica y social. Estoy en protesta porque en las elecciones se proclamó a Maduro como presidente, a través de muchas trampas”, afirmó Egda, una venezolana mayor de 50 años que agitaba la cacerola en la plaza de la República.

 

      Embed

María Fernanda, una estudiante universitaria, indicó: “Vine para demostrar nuestra inconformidad con la elección de Nicolás Maduro. Cada una de estas movilizaciones a nivel mundial va a tener eco. Hay que seguir, hay que hacer esto, porque es lo único que tenemos para expresar nuestra posición sin que nos repriman, como pasa en Venezuela”.

 

      Embed

En medio de estas tensiones, Maduro comenzó su gira. El martes, en Uruguay, se reunió con el presidente de ese país, José Mujica. Allí sostuvo que el “Mercosur debe cambiar” y debe transformarse “en un poderoso imán en el continente”.

 

      Embed

Este miércoles, en Argentina, charlará con la presidente Cristina Kirchner. El tema central será similar al tratado el día anterior en tierras uruguayas: “la importancia del Mercosur como bloque regional”.

Para aliviar el mal trago, el kirchnerismo organizó un acto especialmente para arropar al venezolano. Maduro será el único orador en el estadio de All Boys. Allí, el aparato oficialista desplegará toda su capacidad de movilización para hacer sentir bien al invitado.

      Embed

      Embed


Comentarios