Mundodomingo 21 de abril 2013

Maduro relevó a ideólogo financiero de Hugo Chávez

El presidente de Venezuela, quien anunció su gabinete, dejó afuera de la cartera de Finanzas a Jorge Giordani, uno de los impulsores de los complejos controles de cambio

Crédito: Gentileza: psuv.org.ve

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció el domingo una reestructuración completa de gabinete que dejó afuera al ministro de la cartera de Finanzas Jorge Giordani, uno de los ideólogos de los complejos controles de cambio y de precios del país petrolero.

Giordani, un reservado académico marxista y peso pesado de la administración del fallecido Hugo Chávez, se hará cargo ahora únicamente de la Planificación económica de Venezuela.

En su reemplazo como ministro de Finanzas fue designado Nelson Merentes, quién venía conduciendo el Banco Central y quien además tiene cargo de vicepresidente económico.

"Tenemos que controlar la inflación, los factores especulativos que inciden en la formación de precios, garantizar más productos nacionales, una economía que pueda moverse en la
coyuntura", dijo Maduro.

"Tengo gran confianza en Nelson Merentes, nos conocemos desde hace muchos años (...) Vamos a fortalecer Cadivi, la Sicad y todos los mecanismos que sean necesarios", añadió en referencia a los instrumentos que posee el Gobierno para aplicar el férreo control de divisas que mantiene desde el 2003.

En Venezuela, el país con las mayores reservas de crudo del mundo, conviven un Estado con alto control de la economía y un debilitado sector privado, que ha ido mermando su capacidad ante la oleada de nacionalizaciones y una creciente burocracia.

Giordani, un profesor apodado "el Monje" por su dedicación al trabajo y su estilo austero, fue uno de los mentores económicos de Chávez.

"Nadie cree que el modelo cambió, pero debilitar a Giordani es positivo", escribió Asdrúbal Oliveros, director de la firma Ecoanalítica.

En la renovación del gabinete fue ratificado Rafael Ramírez como ministro de Petróleo y Minería. 

UNA VIEJA RELACION

Giordani y Chávez se conocieron cuando el líder socialista estaba en prisión por un intento de golpe de Estado en 1992.

Bajo los 14 años de gobierno de Chávez, el ahora ex ministro de Finanzas ocupó en tres períodos la cartera de Planificación y Desarrollo y, tras un breve receso, en 2009 volvió al ministerio cuando se fusionó con el de Finanzas.


Giordani era un férreo defensor del control de divisas adoptado en 2003 para frenar la fuga de capitales en medio de la alta inestabilidad que siguió al golpe contra Chávez de 2002 y el paro petrolero, pero que se convirtió en una de las piedras angulares de la transición hacia la economía socialista.

Además, estaba a favor del rígido esquema para fijar los precios de los productos básicos y escrutar los costos de producción, en un intento por combatir la galopante inflación que achacaba a la especulación del sector privado.

La oposición y los analistas lo ven como el principal culpable de las distorsiones económicas que limitan la producción interna y alejan la inversión extranjera, en una economía que todavía enfrenta una inflación de dos dígitos y carga con onerosos subsidios que golpean las cuentas públicas.

Comentarios