Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162

Lo que antes era una crítica permanente, hoy parece haber mutado en respeto y casi admiración: Hebe de Bonafini le escribió una emotiva carta al Papa, en la que admitió que no conocía su tarea por los pobres.

La misiva arranca con una referencia familiar: "Mi padre también se llamaba Francisco y era un santo trabajador de manos muy encallecidas de tanto trabajar para mantenernos".

Luego, Bonafini hace un mea culpa: "Don Francisco, no sabía de su trabajo pastoral, sólo sabía que el máximo dirigente de la Iglesia argentina habitaba en la catedral; esa catedral que cuando marchábamos y pasábamos por delante, le cantábamos: "Ustedes se callaron cuando se los llevaron"".

"Hoy, ante mi sorpresa, escucho a muchos compañeros explicar de su entrega y trabajo en las villas. Me alegro infinitamente al saber de su trabajo y siento esperanzas de un cambio en el Vaticano. Hemos sufrido mucho en esta Latinoamérica que hoy se levanta erguida gracias a sus dirigentes", apuntó.

Bonafini era una de las críticas más acérrimas del ex arzobispo de Buenos Aires.

El jueves pasado, al referirse a la unción de Jorge Bergoglio como líder de la iglesia Católica, Bonafini fue escueta pero contundente: "Sobre este Papa que nombraron sólo tenemos para decir: Amén".

Vea la carta completa en el documento relacionado