Economíalunes 18 de marzo 2013

El español como recurso económico en tiempos de crisis

Lorena Hak

Por: Lorena Hak

La cultura pop, la moda, el cine y la gastronomía que se relacionan con el mundo hispanohablante convirtieron a la lengua en una herramienta eficaz de promoción y un activo económico

El idioma español busca convertirse cada vez más en un recurso económico para los países de habla hispana, por eso busca seguir seduciendo a la primer economía de Europa, Alemania, y así confirmar su condición de tercer lengua extranjera que se imparte en este país.

En tiempos de crisis económica y globalización, el español, junto con el alemán, son idiomas que crecen rápidamente en ambas regiones, y no por casualidad.

"El mundo cambia, y estamos todos en movimiento, por eso Hispanoamérica y Alemania tenemos que trabajar juntos, principalmente por la importancia de este país en la Unión Europea", abogó la consejera de Educación de la Embajada de España, Mercedes de Castro, con motivo del décimo aniversario del Instituto Cervantes en Berlín.

Lo cierto es que, pese a que la crisis financiera internacional hace sentir sus efectos en todo el mundo, Alemania, y en cierto punto América Latina, han probado ser resistentes.

Paralelamente, el interés mutuo por los idiomas ha ido creciendo. "La cantidad de alumnos de español creció un 50% en los últimos cinco años en Alemania, de 13.571 en 2008 a 20.814 en la actualidad", resumió la secretaria de Lenguas Extranjeras del gobierno de la ciudad-Estado de Berlín, Eva Weinert, invitada a la mesa redonda organizada este lunes como parte de los festejos.

Algo similar ocurre con el alemán en España, ya que los jóvenes españoles buscan una perspectiva laboral en la principal economía europea, pero necesitan incorporar una nueva lengua. Así, el número de personas que aprenden alemán se duplicó respecto al año pasado en España, al igual que el chino, según un informe del ELS (European Language Skills).

Por supuesto que para los alemanes, el español no sólo se vincula con el sol y la playa. "El español es la posibilidad de explorar un mundo entero, que es Latinoamérica", añadió Weinert. "También está el (género literario denominado) realismo mágico, la literatura narco, son cosas que atraen actualmente a los alemanes", dijo, por su parte, el experto de la Universidad de Humboldt Dieter Ingenschay sobre "los desafíos del español en Berlín", el tema propuesto en la mesa redonda.

Que la economía guía los movimientos culturales del mundo no es una novedad, tal como lo relató el profesor de la Universidad de Erlangen-Núremberg Walther Bernecker: "Históricamente se aprendía el idioma de los triunfadores en la guerra. Ahora vemos que los jóvenes que no se interesan por la historia propia se fascinan por la cultura pop que viene con el español, la moda, el cine, la gastronomía. Deberíamos aprovechar eso", reflexionó. El español "ya es un recurso económico, por ejemplo para las editoriales.

También genera mayores herramientas de trabajo, pero hay que estar atentos, porque no en toda Alemania el español es el tercer idioma aprendido, muy cerca del segundo que es el francés.

En los denominados nuevos estados federados (de la ex Alemania oriental), el tercer idioma sigue siendo el ruso", aclaró Bernecker. Por su parte, la directora del Instituto Cervantes en Berlín, Cristina Conde de Beroldingen, aprovechó para referirse a los objetivos de la institución que su primera década en la capital germana. "Tenemos que implementar una certificación del español, como sucede en Argentina o en Chile".

El organismo de difusión del español y de la cultura hispana en el mundo destacó el papel de la lengua como herramienta eficaz de promoción y un activo económico que se comparte con otros países, principalmente de América Latina. Por eso, el instituto se mostró convencido de que la difusión de la lengua y la cultura debe ser parte de una política de Estado "que se haga más visible".

DPA

Comentá