Infobaemartes 12 de marzo 2013

Hinchas visitantes: por qué sí, por qué no

Los directivos de la AFA evaluarán hoy excluir a los visitantes como solución momentánea a la violencia de los hinchas: las posturas que se plantearán a favor y en contra. ¿Usted está de acuerdo? Participe en la encuesta

Jugar sin visitantes es para la violencia en el fútbol argentino como una aspirina para tratar una enfermedad grave: no sirve pero psicológicamente causa un efecto, el de hacer como que hacemos algo, aunque, de fondo, nada se haga.

La AFA tratará el tema esta noche en la reunión del Comité Ejecutivo. Hacia adentro se dirá que no hay posibilidad alguna de que eso suceda; para afuera, claro, el discurso será pour la galerie, ese subterfugio que se permiten los que toman las decisiones para enfrentar los micrófonos: decir en público una cosa, mientras en otro ámbito, dice lo contrario.

Jugar sin visitantes: por qué si

"Si es un principio para menguar este tema, estoy de acuerdo. No sabemos qué otra medida tomar", pronunció al respecto Armando Pérez, presidente de Belgrano, dejando en claro que la desesperación hace que el intento se disfrace de solución.

Como Pérez también piensa Enrique Lombardo, presidente de Estudiantes de La Plata: "Sería positivo desde el punto de vista de los traslados de las hinchadas, para evitar cruces. Pienso que es un pasito adelante", y Julio Baldomar, vicepresidente de Vélez: "Es imprescindible que se juegue sin visitantes por un tiempo”.

Luego de que en 2011 se levantara la restricción a los visitantes en la B Nacional por la presión de los hinchas de River tras el descenso (medida que se había tomado en 2007 tras la muerte del simpatizante de Tigre Marcelo Cejas), varios dirigentes se mostraron a favor de la nueva disposición.

Miguel Ángel Rodríguez, vicepresidente de Sportivo Desamparados de San Juan, comentó: "Estamos de acuerdo, es positivo, porque el público es esencia del fútbol".

En tanto Enrique Ochoa, vicepresidente de Rosario Central, apuntó: "Obviamente estamos de acuerdo, pero tiene que haber reciprocidad entre los clubes. Esto significa que sí yo permito que ingrese el público visitante, en el partido revancha de la segunda rueda, nosotros tenemos que poder asistir".

Y en el mismo sentido se pronunció Luis Segura, presidente de Argentinos: "La actual problemática no es privativa del fútbol sino que afecta a toda la sociedad, por lo tanto impedir el ingreso de los visitantes no soluciona nada".

Jugar sin visitantes: por qué no

Más allá de las voces que se han manifestado en contra de excluir a una de las parcialidades, el principal argumento para impedirlo es que el Gobierno (y por lo tanto la AFA) no pretenden ponerse en contra del público masivo del fútbol con una medida "antipopular" en un año electoral.

A partir de allí los argumentos varían dentro del mismo concepto que es el de permitir el ingreso de todos (y todas).

Aníbal Fernández fue de los más tajantes: "Desde siempre fui pro-presencia del hincha visitante", expresó y luego opinó: "Mucho sentido no tiene prohibir la participación del público visitante. Es como que usted ponga una pizzería y no quiera vender pizza. No creemos que ésa sea la solución a los problemas de seguridad, cuya solución tenemos que seguir buscándola por otra vía", planteó el jefe de ministros aunque sin especificar las mismas.

Otro de los que fijó su postura fue Germán Lerche, presidente de Colón de Santa Fe: "Al fútbol se juega con público visitante y la responsabilidad del Estado es velar por la seguridad, por eso es el Estado quien debe disponer medidas".

Por último, Matías Lammens, presidente de San Lorenzo, dijo: "Lo mejor que tiene el fútbol argentino son los hinchas. Ya se redujo la cantidad de visitantes y no fue solución".

Así están las cosas. Se proponen medidas paliativas para tratar de contener una situación cuyos protagonistas manejan con permisos, con prohibiciones y con cuanta solución aparente aparezca.

Comentá