Videosdomingo 10 de marzo 2013

La violencia que no tiene fin: batalla campal entre barrabravas de River y Colón

Ya nada parece detener a los eternos desacatados. Primero hubo un violento cruce en plena General Paz cuando hinchas del 'Sabalero' se cruzaron con un micro del 'Millonario' y todo terminó en golpes y roturas. Más tarde, un nuevo choque se produjo cuando hicieron bajar en Libertador y Udaondo a dos colectivos de Colón, que se volvieron a cruzar con los de Núñez. ¿El saldo? Tres hinchas de River trasladados al Hospital Pirovano y uno estaría herido de arma blanca. MIRÁ EL DESCONTROL

El fútbol argentino está atravesando una etapa por demás delicada. Es que con el correr de los años, el ir a presenciar un partido de fútbol dejó de ser un espectáculo al que se podía asistir en familia, para pasar a convertirse en un acto de supervivencia. Es que cada día se ha vuelto más inseguro ir a alentar a los equipos a la cancha y en los apenas dos meses que van de 2013, los hechos de violencia han opacado y manchado de sobre manera el fútbol argentino.

 

No hay rincón del país que actualmente esté exento del terror que los violentos han sabido instalar. Y en esta oportunidad fue la organización la que ‘colaboró’ para que el temor se siga extendiendo en lugar de extinguirlo. Los hechos ocurrieron en las inmediaciones del estadio Monumental, antes de comenzar el duelo que protagonizarían River y Colón.

 

El primer cruce tuvo lugar en plena General Paz, entre Libertador y Cabildo. ¿Qué sucedió? Hinchas del ‘Sabalero’ vieron a un micro que trasladaba a simpatizantes ‘millonarios’ y no tuvieron mejor idea que interrumpir el tránsito para comenzar a agredirlos arrojándoles cuanto elemento contundente encontraran, para enseguida propinarles diversas golpizas y terminar destruyéndoles el transporte . Pero la batalla campal no quedó ahí, porque enseguida apareció un grupo mayor de la ‘Banda’ que fue en busca de los suyos y terminó dispersando a los santafesinos.

 

Los momentos de descontrol ya habían sido importantes, pero lo peor estaría por venir. Es que luego de esto, de manera increíble los organismos de Seguridad hicieron descender a dos micros del ‘Sabalero’ sobre Libertador y Udaondo, zona en la que habitualmente se encuentra la parcialidad local. Y esta no fue la excepción, por lo que se generaron nuevos enfrentamientos y todo terminó fuera de control: tres simpatizantes de River terminaron apuñalados y debieron ser trasladados al Hospital Pirovano, uno de ellos habría llegado en estado de inconsciencia producto de la gran cantidad de sangre perdida.

 

Lamentablemente, la violencia parece no tener fin y la pregunta sigue más instalada que nunca: ¿Hasta cuándo?

Comentá