Sociedadjueves 31 de enero 2013

Hackers chinos atacan al New York Times

El diario denunció “persistentes” intrusiones en los últimos cuatro meses. Fueron luego de publicar un artículo sobre la fortuna del primer ministro Wen Jiabao

Crédito: Reuters

 

Según el periódico, que se ganó la ira de las autoridades comunistas al ubicar en 2.700 millones de dólares el patrimonio "oculto" de la familia de Jiabao, los "piratas" cibernéticos no han podido acceder a material sensible.

 

Entre ese material se incluyen las fuentes que el autor de la nota, David Barboza, utilizó para realizarla. Aunque tanto la cuenta de correo electrónico del periodista, delegado del NYT en Shanghái, como de Jim Yardley, delegado para el Sur de Asia en India, sí han sido hackeadas.

 

"Durante los pasados cuatro meses, piratas chinos han atacado con persistencia el periódico, infiltrándose en el sistema operativo y utilizando las contraseñas de sus reporteros y otros empleados (en total 53)", ha destacado el propio diario en un artículo.

 

De acuerdo a expertos en seguridad informática contratados por el NYT para detectar los ataques, los "piratas" utilizaron métodos similares al espionaje militar para quebrantar la red del periódico.

 

Los "intrusos" sólo utilizaron las contraseñas para buscar información acerca del artículo sobre el premier del gigante asiático, publicado el 26 de octubre, pocos días antes de que se realizara el 18º Congreso del Partido Comunista de China, del que salieron nombrados los líderes que tendrá  ese país durante la próxima década.

 

Desde entonces, el sitio web de The New York Times está bloqueado en el país más poblado del planeta. Y además el rotativo fue uno de los pocos medios internacionales que no recibió invitación a la presentación oficial de Xi Jinping como nuevo líder de la formación política gobernante, tras el mencionado cónclave.

 

Asimismo, las autoridades chinas decidieron no renovar el visado del periodista de NYT Chris Buckley en diciembre, lo que obligó al reportero a abandonar la nación. Algo que fue considerado una "represalia" por parte de organizaciones como por ejemplo Reporteros Sin Fronteras.

 

Sin embargo, el régimen comunista negó que se tratara de una "expulsión" y aseguró que el retraso en el visado se debe a problemas de procedimiento.

Comentarios