Políticajueves 31 de enero 2013

Quiénes quedarán fuera de la reforma de Obama

El camino a la ciudadanía no quedará allanado para los 11 millones de indocumentados una vez que el Congreso estadounidense modifique el sistema de migración


El martes, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, pronunció un encendido discurso sobre la necesidad de realizar una reforma migratoria e instó a los congresistas a votarla cuanto antes para “sacar de la sombra” a millones de ilegales.

Hay 11 millones de personas que viven en la sombras. Sí, violaron las reglas, pero estos 11 millones ahora están aquí, muchos lo han estado por años y la gran mayoría no está buscando problemas. Están cuidando a su familia, a sus vecinos. Todos los días, como todos nosotros, tratan de ganarse la vida”, dijo el mandatario.

Sin embargo, no todos podrán acceder a la ciudadanía, ya sea que se vote la propuesta bipartidista presentada en el Senado o que se apoye el proyecto de Obama. Ambos planes incluyen la seguridad en las fronteras, la verificación de empleo, mejoras al sistema de inmigración legal y una vía hacia la ciudadanía. Pero hay otros requisitos que excluirán a varios indocumentados.

Como publicó Univisión, un reciente documento de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) -que fue actualizado el 18 de enero en el capítulo correspondiente a la Acción Diferida, beneficio que frena la deportación de los dreamers- anticipa algunas exigencias que tendrá la reforma migratoria integral.

Por ejemplo, aquellos que han cometido faltas o delitos graves o han sido condenados a penas de prisión no tienen derecho a permanecer en el país y pueden estar sujetos a enfrentar un proceso de deportación.

Los migrantes que hayan estado presos aun por delitos menores o por tres o más faltas menores no son elegibles a ser considerados para la acción diferida bajo el nuevo proceso.

Según la USCIS, los delitos menores son aquellos cuya pena máxima es de un año de prisión y que incluyen violencia doméstica, abuso sexual o explotación, escalamiento, posesión o uso ilegal de armas de fuego; distribución o tráfico de drogas o manejar bajo los efectos de alcohol o drogas

Sin embargo, y a pesar de lo anterior, las autoridades tienen la potestad de aplicar la acción diferida a un caso particular, tomando en consideración la totalidad de las circunstancias. Pero se prevé que el historial criminal será de los aspectos más determinantes para poder permanecer o no en los Estados Unidos.

Univisión destaca también como importante que la conducción bajo la influencia de drogas o alcohol es un delito significativo, sin importar la sentencia impuesta. Mientras que las condenas cumplidas bajo el régimen juvenil no descalificarán al inmigrante.

Comentarios