Mundomartes 29 de enero 2013

Una historia de amor real: cómo se conocieron la princesa Máxima y Guillermo

Se vieron por primera vez hace 14 años. Tras la abdicación de la reina Beatriz, la pareja será ahora la máxima autoridad monárquica

La historia de amor comenzó hace ya 14 años, en una fiesta en Sevilla. Una ex compañera del colegio le presentó al heredero del trono holandés en 1999. Un año después se estaba mudando a Bruselas para convertirse en la "Princesa Máxima".

Máxima Zorreguieta, una bella rubia con orígenes españoles e italianos, trabajaba en 1996 como broker en Nueva York, en el banco HSBC, antes de conocer a su “príncipe azul”.

Según relata la biografía no autorizada, Máxima tenía una activa vida social y en una de esas salidas se reencontró con Cynthia Kaufmann, una ex compañera del prestigioso Colegio Northlands, donde estudian o estudiaron los hijos del canciller Héctor Timerman o de Mauricio Macri, entre otros.

      Embed

A principios del 98, Máxima cambió de trabajo y pasó a ser vicepresidenta del departamento de Mercados Emergentes del Dresdner Kleinwort Benson, uno de los bancos de inversión más importantes del mundo.

Máxima siguió cosechando su amistad con su ex compañera del Northlands, quien finalmente un año después y, quizás sin quererlo, se convirtió en su celestina: por sus altos contactos en la elite neoyorquina invitó a Máxima a una fiesta en Sevilla. Allí fue la joven amiga quien le presentó al heredero del trono holandés. "Tengo un tipo ideal para vos...", le habría dicho.

La primera impresión que tuvo Máxima no fue muy auspiciosa. "¿Ése? ¡No jodas!", le dijo a su amiga de la infancia.

El Príncipe Guillermo, que ya conocía a Máxima por fotos, la invitó a bailar y ella accedió. Luego de varios bailes juntos, algunos asistentes al evento comentan que se la escuchó decir: "Es de madera". Dicen que el Príncipe rió y se enamoró sin remedio de la argentina.

      Embed

Un año después, Máxima se estaba mudando a Bruselas y el 30 de marzo de 2001 se comprometió con el príncipe de Orange.

Poco después, el 17 de mayo de ese año, la argentina se convirtió en ciudadana holandesa. "Guillermo es el gran amor de mi vida", dijo al explicar por qué accedió a renunciar a su nacionalidad argentina, requisito sine qua non para convertirse en reina consorte de Holanda.

Máxima y Guillermo se casaron el 2 de febrero de 2002, y mediante su matrimonio, Máxima recibió el título de Princesa. Ayer, la Reina Beatriz de Holanda anunció que abdicará en favor del príncipe Guillermo y el 30 de abril próximo la argentina se convertirá ahora en "reina de los países Bajos", un título honorífico de acompañamiento al nuevo rey.

      Embed

Comentá