Mundodomingo 27 de enero 2013

Brasil: divulgan la lista con los nombres de las víctimas

De los 231 cuerpos, 206 fueron reconocidos por sus familiares y sólo 25 tuvieron que ser sometidos a exámenes de dactiloscopia para establecer su identidad

Crédito: Reuters

Las autoridades del estado brasileño de Río Grande do Sul divulgaron una lista con 233 nombres, cifra que fue corregida a 231 por encontrarse nombres repetidos, de víctimas fatales del incendio que en la madrugada de este domingo destruyó la discoteca Kiss de la ciudad de Santa María.

La lista contiene los nombres de 120 hombres y de 111mujeres, en su gran mayoría jóvenes universitarios, cuyos cuerpos fueron trasladados al Centro Deportivo Municipal, un gimnasio de Santa María convertido en depósito de cadáveres.

La secretaría de Seguridad Pública de Río Grande do Sul aclaró que la identificación de la mayoría de las víctimas fue totalmente concluida pero que la lista aún es provisional debido a que faltan algunas confirmaciones.

De las 231 víctimas, 206 fueron reconocidas por sus familiares y sólo 25 tuvieron que ser sometidos a exámenes de dactiloscopia para establecer su identidad, según un comunicado del Instituto General de Pericias.

Según la Defensa Civil, de los cerca de 200 cadáveres con la identidad totalmente confirmada al comienzo de la noche del domingo, 112 habían sido entregados a sus familiares.

La Defensa Civil informó igualmente de que, por su gravedad, 18 de los 106 heridos fueron trasladados a hospitales de Porto Alegre, la capital de Río Grande do Sul, estado en el sur de Brasil fronterizo con Argentina y Uruguay.

Casi todas las víctimas fatales eran estudiantes de entre 18 y 30 años de diferentes facultades de la Universidad Federal de Santa María que celebraban una fiesta en la discoteca Kiss.

Según las primeras investigaciones, el incendio comenzó hacia las 2.30 hora local (4.30 GMT) cuando fue encendido en el escenario de la discoteca un fuego pirotécnico conocido como "Lluvia de plata", cuyas chispas alcanzaron la espuma utilizada como aislante acústico en el techo del establecimiento.

Además del uso de un artefacto no permitido dentro de un establecimiento cerrado, para la tragedia contribuyeron el pánico provocado por la rápida expansión de la humareda y la supuesta decisión de los vigilantes de cerrar las puertas para evitar que el público saliese sin pagar, según los bomberos.

La difícil evacuación y la avalancha de personas corriendo hacia la única salida causaron numerosas muertes por asfixia.

Vea la lista completa en el diario O Globo

Comentarios