Gentileza: Huff 163
Gentileza: Huff 163
 Gentileza: Huff 163
Gentileza: Huff 163
 Gentileza: Huff 163
Gentileza: Huff 163
 Gentileza: Huff 163
Gentileza: Huff 163
 Gentileza: Huff 163
Gentileza: Huff 163
 Gentileza: Huff 163
Gentileza: Huff 163
 Gentileza: Huff 163
Gentileza: Huff 163
 Gentileza: Huff 163
Gentileza: Huff 163
 Gentileza: Huff 163
Gentileza: Huff 163
 Gentileza: Huff 163
Gentileza: Huff 163
 Gentileza: Huff 163
Gentileza: Huff 163
 Gentileza: Huff 163
Gentileza: Huff 163


El imponente paisaje se extiende por 300 kilómetros cuadrados y se ubica en una zona de China donde las lluvias son escasas, lindera con el desierto de Gobi.

"Este espectáculo de colores aleatorios en los estratos se fue formando por los sucesivos depósitos de minerales de diversa pigmentación en las capas rocosas", explicaron en Cadena Ser según un artículo de Huffingtonpost.

Y añaden: "Algunos millones de años después, la colisión indo-australiana y la placa tectónica de Eurasia se encargaron de provocar las ondulaciones en el relieve que dieron como resultado este impresionante y surrealista paisaje".