Deporteslunes 17 de diciembre 2012

En Rusia no quieren negros, gays ni latinos

Simpatizantes del Zenit San Petersburgo, actual campeón del fútbol ruso, se oponen a la llegada de esos jugadores. El mejor pagado del equipo es el brasileño Hulk

Crédito:

"No somos racistas, pero para nosotros la ausencia de futbolistas negros en la plantilla del Zenit es una importante tradición que refuerza la identidad del club", explica el comunicado.

Mientras tanto, la dirigencia del equipo aclaró que su política "está dirigida al desarrollo y la integración en la comunidad futbolística mundial y no respalda posturas arcaicas".

Los fanáticos de la entidad de San Petersburgo añaden que Zenit, "como club más norteño de las grandes ciudades europeas, nunca tuvo vínculos con África, ni con América Latina, Australia u Oceanía". Y también se declaran "en contra de que en la plantilla del Zenit jueguen representantes de los minorías sexuales".

La petrolera estatal rusa Gazprom, mayor compañía de gas natural del mundo y propietaria del equipo de San Petersburgo, aseguró que "los jugadores no se unen al club por su nacionalidad ni por su color de piel".

 

      Embed

El brasileño Hulk, que llegó al club tras el pago de 60 millones de euros al Porto en el último verano europeo y percibe un salario anual de 6,5 millones de dólares, ya había provocado una rebelión entre sus compañeros en el vestuario. 

La hinchada del Zenit, relacionada con movimientos ultranacionalistas y racistas, es de las más violentas en el fútbol de Rusia; un país en el que los jugadores negros son permanentemente agredidos en los estadios con gritos que imitan a monos.

Comentarios