Políticalunes 10 de diciembre 2012

Raúl Castro recibió a Chávez en La Habana

El presidente venezolano arribó a Cuba, donde será intervenido quirúrgicamente por un rebrote del cáncer que padece. Su estado de salud mantiene en vilo a la región


El presidente cubano, Raúl Castro, recibió el lunes por la madrugada a su par de Venezuela, Hugo Chávez, quien arribó a La Habana para continuar con su tratamiento médico contra el cáncer. El mandatario también fue acogido en la capital por el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, según la agencia Prensa Latina.

Chávez salió del aeropuerto Simón Bolívar el lunes a primera hora. Se acercaron para despedirlo el canciller Nicolás Maduro y el ministro de Defensa, Diego Molero Bellavia, entre otros funcionarios, según reportó el canal de televisión VTV. “Hasta la vida siempre ¡Viva la Patria!”, exclamó antes de ingresar al avión, saludando a los presentes.

Chávez había comunicado el sábado por la noche, en cadena nacional, que viajaría nuevamente a La Habana, Cuba, para someterse a la cuarta operación quirúrgica por el cáncer que lo afecta desde hace un año y medio.

"Es necesario someterme a una nueva intervención en los próximos días", sostuvo durante su discurso desde el Palacio de Miraflores, en el que informó que le habían realizado una “revisión exhaustiva” en la que se le encontraron “células malignas”.

El mandatario pidió permiso a la Asamblea Nacional para ausentarse e instó a la ciudadanía dar su respaldo al vicepresidente y canciller Nicolás Maduro por “si algo ocurriera”. También solicitó que, de repetirse las elecciones presidenciales, el pueblo votara por Maduro para continuar “con la revolución bolivariana”. “Hay que darle continuidad al proyecto”, remarcó.

Por primera vez, Chávez planteó la posibilidad de su desaparición. El tono del discurso del sábado despertó preocupación en toda la región. Los principales líderes de América Latina mostraron su apoyo y le desearon una “pronta recuperación”.

Según establece la Constitución Nacional, en caso de que se produzca una “falta absoluta” del presidente, sea por inhabilitación o desaparición física, antes de la toma de posesión o en los primeros cuatro años de los seis que dura el mandato, se procederá a realizar elecciones en un plazo de 30 días.

(Foto de archivo)

Comentarios