En el sur de Chile, más precisamente en la Universidad de La Frontera, Temuco, ocurrió un hecho poco común e insólito en el fútbol. Es que mientras se disputaba un partido, un tornado ingresó a la cancha.

Pero lo extraño, no fue esto. Es que pese al fuerte viento y el peligro que con lleva este desastre climatológico, los jugadores siguieron como si nada y nunca atinaron a suspender el encuentro.