B Nacionalsábado 16 de junio 2012

El año de River: jerarquía individual, escaso juego colectivo y sufrimiento

El "Millonario" batalló 38 jornadas y Matías Almeyda tenía razón cuando decía que jugaban "finales". Salvo en alguna que otra fecha, los de Núñez siempre sufrieron - pese a ser superiores - por los descuidos en defensa y sus goles errados en ataque. Sin embargo, la jerarquía de sus jugadores lo hizo resolver partidos bravos, algo que los demás no pudieron hacer a lo largo del certamen

Crédito:

Cuando el "Millonario" inició su camino el 16 de agosto del 2011, en lo que fue su debut en la B Nacional, los hinchas supieron que el camino no iba a ser fácil. El "Monumental" con bastantes claros y ese triunfo por 1 a 0 ante Chacarita con el tanto del uruguayo Juan Manuel Díaz marcaron que los equipos de la categoría no se la iban a dejar fácil a los de Núñez para ascender y que estos iban a tener que sudar para volver a Primera.


Luego tuvo que ir a Mendoza para ganarle a Independiente Rivadavia y la gente comenzó a decir presente, tras superar el trago amargo de debutar en la 'B'. A partir de ahí comenzó la “"Revolución River", que llenó todos los estadios. Sin embargo, el empate con el Quilmes de Caruso Lombardi en la cuarta fecha y el punto salvado ante Defensa y Justicia en la quinta mostraron las falencias de un equipo que sufría cuando lo atacaban. Luego, llegó el 0 a 0 con Merlo y el desahogo vino con el triunfo ante Gimnasia La Plata.


Pero los errores comenzaban a pagarse en un torneo parejo y es por eso que Instituto tomó la lanza del certamen a través de su "Joya", Paulo Dybala. No obstante, la B Nacional es una competencia de cambios constantes y así como River iba a sufrir, también iba a gozar. Aunque nada fue fácil, porque el 7 a 1 a Atlanta fue un espejismo, que les hizo creer a muchos que iban a ganar así de fácil siempre, más aún cuando le empató a Instituto de visitante, siendo mucho mejor. Pero la realidad es que una fecha más tarde, Aldosivi le dio el primer sacudón, le ganó 2 a 1 y lo bajó a la realidad.


Ahí se expuso la irregularidad de River, que no estaba acostumbrado a perder en Primera, mucho menos en la 'B', y ni que hablar cuando luego de la victoria por 4 a 1 en Jujuy se topó con Atlético Tucumán, que en el "Monumental" le ganó 2 a 0. Visitando canchas ignotas como la de Guillermo Brown de Puerto Madryn o la de Isidro Casanova, de Almirante Brown, hizo una primera rueda aceptable, en la que no terminó líder porque tuvo un Instituto de gran nivel, que aprovechó sus tropezones, en especial el más duro que sufrió en la temporada, que fue con Boca Unidos en Corrientes por 1 a 0. Esto porque al día siguiente Boca Juniors, fue campeón invicto en Primera.


Quizás al equipo le tomó una rueda darse cuenta de que con la historia no iban a ganar, que cada semana que pasaba se iban a encontrar con once fieras dispuestas a mostrarse ante todo el mundo para ser llevados por algún equipo o para quedar en la historia de un club, en algunos casos con planteles cinco o diez veces más económicos que un River que, a pesar de tener a Cavenaghi y Domínguez, fue por David Trezeguet, un ex campeón del mundo que vino a exponer su talento en el ascenso.


Lo destacado de River es que nunca salió de los cuatro primeros puestos (es decir, zona de Promoción y zona de ascenso directo). Sin embargo, en esto es cuando entra a jugar la jerarquía de un equipo y otro. Boca Unidos, Aldosivi, Defensa y Justicia fueron clubes que le hicieron grandes partidos al "Millonario", pero luego caían ante rivales más débiles y dejaban puntos en el camino que los fueron bajando de la pelea. En River, con sus errores a cuestas, siempre se sacaban los partidos adelante, más allá de algún tropezón y eso no es fácil. Acá estuvo la clave del ascenso.


Así como los nervios empezaron a jugar (algo que pasa en la segunda rueda de este torneo), también la presión de la gente empezó a aparecer. Por eso, salvo el 4 a 1 con Sportivo Desamparados en San Juan, el resto le costaron una barbaridad a los de Almeyda, quienes sufrieron empates en un juego de ataque por ataque ante Defensa y Justicia, el que más lo complicó en todo el campeonato y expuso sus errores defensivos, como así también una igualdad ante Guillermo Brown de local, gracias a un exceso de confianza y la recordada derrota frente al último, Atlanta, en Vélez.


Ninguna fecha le fue fácil a River, pero Instituto comenzó a decaer (y dejó pasar infinidad de chances de alejarse, entre ellas la derrota en el "Monumental") y se fue quedando (antes lo hizo Quilmes) y así, punto por punto, los de Núñez llegaron a la cima a dos fechas del final, gracias a un tropezón de Rosario Central. Sin dudas, el triunfo ante Boca Unidos fue el del título, porque ese día la gente estalló con el 1 a 1 y comenzó a insultar a un equipo que se confió y que de no ser por los errores del rival en ataque y en el fondo, logró llevarse el triunfo a poco del final.

Así, con la jerarquía de sus jugadores, sumar casi siempre y una cuota de suerte, el "Millonario" tuvo que parir pero logró volver a su lugar de siempre, la Primera División.

Comentá