Políticaviernes 15 de junio 2012

EEUU suspende la deportación de 800 mil jóvenes indocumentados

La medida permitirá calificar para el Dream Act a quienes hayan ingresado ilegalmente al país antes de cumplir los 16 años y que hoy tengan menos de 30

El cambio de política ocurre cinco meses antes de la elección presidencial del primer martes de noviembre y cuando arrecian las protestas de jóvenes indocumentados en varios estados del país en demanda de una orden ejecutiva para frenar las expulsiones. La medida, que será anuncia el viernes a las 13:30pm hora de EEUU, también incluye conceder un permiso de trabajo.


Los beneficiarios deben carecer de antecedentes criminales. La medida beneficiará a unos 800 mil jóvenes sin papeles que ingresaron siendo niños al país.

Año electoral

La agencia estadounidense AP reportó que la decisión adoptada por la Administración Obama va dirigida a jóvenes inmigrantes sin papeles que han sido respetuosos de la ley.

Agregó que la medida surge en un año electoral donde el voto latino ejerce una fuerte presión sobre los candidatos (Obama por el Partido Demócrata y Mitt Romney, virtual nominado del Partido Republicano) y de rechazo a las deportaciones de inmigrantes indocumentados.

En lo que va de Administración Obama más de 1 millón de inmigrantes han sido deportados y en los tres últimos años fiscales se han roto todos los récords de expulsiones.

En 2008 de 19 millones de latinos registrados para votar acudieron a las urnas 10.2 millones y de ellos 6.7 sufragaron por Obama, inclinando la balanza en estados claves para permitirle conquistar la Casa Blanca.

Obama había prometido durante la campaña anterior que empujaría una reforma migratoria en el primer año de su mandato, pero otros debates de mayor interés nacional como la crisis financiera, las guerras en Irak y Afganistán y la reforma de salud postergaron el compromiso.

Sin embargo, en la actual campaña el tema migratorio volvió a convertirse en un tema de importancia electoral tanto o más importante que en 2008 y la medida de frenar las deportaciones de dreamers llega en un momento adecuado para las aspiraciones de reelección del presidente.

Desde 2001 el Congreso ha debatido sin éxito el Dream Act, proyecto que surgió de un grupo bipartidista que nunca consiguió los votos necesarios en ambas cámaras del Congreso para aprobarlo (60 en el Senado y 218 en la Cámara de Representantes)

Comentarios