Economíamartes 12 de junio 2012

Nuevas alternativas para comprar dólares y evitar el cepo cambiario de la AFIP

Los ahorristas utilizan cada vez más opciones para proteger su dinero de la inflación y ante una posible pesificación. Las nuevas estrategias para adquirir divisas legalmente y a un valor inferior a la cotización del dólar paralelo

“La manera más fácil y segura de pagar y recibir pagos”, asegura la leyenda cuando uno busca en internet PayPal, un sitio que permite la transferencia de dinero entre usuarios que tengan correo electrónico.

En medio del corralito cambiario, iniciado por la AFIP el 31 de agosto del año pasado, la picardía, el ingenio y la astucia que aplican algunos es la única manera de eludir por ahora los controles oficiales y hacerse de dólares legalmente.

Esta es una de las tantas estrategias caseras que están aplicando los ahorristas para proteger su dinero del avance de la inflación, del aumento de impuestos tras la renuncia a los subsidios de luz, gas y agua, y de la pesificación de la economía, medida que el gobierno nacional incluyó en el proyecto de ley para reformar el Código Civil y Comercial.

Para el caso de los que tengan una cuenta en dólares en el exterior, PayPal es una manera fácil de poder adquirir la divisa norteamericana. Si bien la operación tiene un costo, el gasto es más accesible –y además legal– que terminar en el mercado paralelo pagando el dólar libre a casi 6 pesos.

En su blog, el economista Lucas Llach explica de manera práctica cómo es el procedimiento paso a paso: 

(1) Sacar una cuenta de PayPal, un servicio electrónico de pagos usado habitualmente para comprar vía web con tarjeta de crédito a un vendedor que en principio no aceptaría tarjeta. Llamemos CUENTA 1 a esa cuenta de PayPal.

(2) “Linkear” CUENTA 1 a una cuenta bancaria en el exterior. Creo que este procedimiento lleva un par de días, porque PayPal debe confirmar la cuenta bancaria, para lo cual hace un pequeño depósito en esa cuenta y luego pide al titular que le dé detalles de ese depósito. (Por ejemplo, te depositan 18 centavos de dólar y luego te preguntan: “¿cuánto te deposité?”).

(3) Mientras tanto, sacar otra cuenta de PayPal, llamada CUENTA 2. En mi caso, dije la verdad en ambos pasos (Titular, Dirección, etcétera). La única diferencia entre ambas cuentas es la dirección de mail asociada a ellas. En mi caso, una es con mi verdadera dirección de mail, la otra con lacienciamaldita@gmail.com.

(4) Asociar la CUENTA 2 a una tarjeta de crédito argentina. También lleva un par de días: te hacen un débito de la tarjeta, muy pequeño, y tenés que poner datos de ese débito para confirmarlo.

(5) La compra de dólares se realiza así: se hace un pago de CUENTA 2 a CUENTA 1. El pago es en dólares, pero después el saldo de la tarjeta se cancela en dólares al tipo de cambio oficial. La pantalla de PayPal muestra algo así:

      Embed

(6) El pago es inmediatamente acreditado en CUENTA 1. Es sencillo pasar la plata de CUENTA 1 a la cuenta bancaria. Tarda unos pocos días en acreditarse.

¿Se puede transferir mucho? No. Depende de los límites de la tarjeta, pero también por motivos de seguridad hay límites no sólo acumulativos sino para el tamaño de cada pago. A mí me ha permitido transferir en un día 4 pagos de 300 dólares.

¿Hay costos? Sí. El tipo de cambio es el oficial, pero PayPal se queda con una comisión no desdeñable. En general la comisión se cobra en el paso 6, cuando uno transfiere el dinero a la cuenta bancaria. No entiendo bien el sistema de comisiones y no parece muy estable: por transferir u$s 900 una vez, me cobró cerca de 25 dólares, otra vez u$s 50. Sigue siendo un precio favorable. Por ejemplo: por esos 900 dólares la tarjeta me va a cobrar algo parecido a 4140 pesos (900 x $4,6); si me quedan “limpios” 850 dólares, es como haber comprado a $4140/850 = $4,87. Sigue siendo un tipo de cambio favorable.

Para concluir la explicación, Llach destaca que este método cuenta con una “letra chica”. “Hay gente que me dice que PayPal bloquea a la gente que abusa de este sistema. Es a tu propio riesgo. Y obviamente no es recomendable para gente inmoral que tenga cuentas en el exterior no declaradas. "A esos ojalá los agarren y, como decía don Carlos Tacchi, los hagan mierda", señala.

Pero esta no es la única alternativa para proteger el dinero con operaciones poco sofisticadas que aún están permitidas por la regulación. También existe la posibilidad de publicar algún producto en eBay, el sitio de subastas por internet, y que alguien de confianza realice la compra, ya que las transacciones ahí se hacen en dólares.

También está la opción de comprar bonos que amortizan capital e intereses en dólares. Los inversores pagaban ayer un dólar de 6,30 pesos para los títulos que se cobran en agosto próximo. También está la posibilidad de adquirir el Boden 2015 o el Bonar 17, aunque en estos casos se paga igual o menos que la cotización de dólar oficial: 4,5 pesos y 4,13 pesos, respectivamente.

Otro mecanismo utilizado es el viaje corto al exterior, por ejemplo a Colonia, Uruguay, para lo cual la AFIP autoriza una adquisición mayor de los dólares. Si tenemos en cuenta que un pasaje en ferry se puede conseguir desde 376 pesos ida y vuelta, en el caso de que el organismo oficial valide la compra de 1.000 dólares, esta persona habrá pagado el billete norteamericano a 4,87 pesos, incluyendo el costo del viaje. En este caso la operatoria también es legal y uno no tiene que confluir en una cueva del microcentro.

Una quinta alternativa, también para quienes viajen al exterior, es la denominada “dólar casino”. Aquí la opción es comprar fichas, por ejemplo, por 1.000 dólares con la tarjeta de crédito, que a su regreso en Buenos Aires deberán pagar en pesos al tipo de cambio oficial del día de cierre del resumen del banco.

Comentá