Víctor David Feletto, de 12 años, decidió quitarse la vida en Temperley tras, aparentemente, ser advertido por las autoridades de su escuela que iba a repetir de año si continuaba sin participar de las clases de educación física. Familiares consultados por el diario Crónica aseguraron que el niño era constantemente burlado y golpeado por sus compañeros por su físico.

José Feletto, abuelo de Víctor, reveló al matutino porteño que su nieto le había contado de las constantes burlas de sus compañeros por su estado físico y le comentó las advertencias de las autoridades de la escuela si continuaba sin asistir a las clases de gimnasia. "Ellos son los culpables, lo mató el colegio", aseguró el hombre.

El niño de 12 años se suicidó en la casa de sus abuelos con un arma de su abuelo que se encontraba guardada en un mueble de la vivienda. Sus familiares descubrieron el hecho y rápidamente fue trasladado al hospital Gandulfo, donde no pudieron salvarle la vida.