Sociedadsábado 24 de marzo 2012

Recuperó un dinero que le habían robado, pero nadie quiere los billetes

Una comerciante de la localidad platense de Los Hornos sufrió un asalto violento; tras recuperar su dinero vive una situación insólita: nadie quiere su plata, porque los billetes están manchados con sangre

Crédito:

Nancy Crevaro es dueña de un almacén y días atrás fue sorprendida por cuatro delincuentes que se llevaron la plata de la caja.

En la huida, los ladrones se tirotearon con efectivos de la Policía bonaerense y uno de ellos resultó herido de bala.

Los agentes recuperaron el botín y se lo devolvieron a su dueña, pero el el dinero se había manchado con la sangre del delincuente herido durante el enfrentamiento.

Ahora, al menos tres entidades bancarias se negaron a cambiarle los billetes por nuevos ejemplares.

"Estamos pasando por una situación difícil y ellos te la complican más. Esa es la impotencia", dijo Crevaro en diálogo con el matutino platense El Día.

El monto no es grande, ya que son 505 pesos y no todos los billetes se encuentran en el mismo estado. Pero esta comerciante está descolocada por el rechazo que sufre su dinero.

"Por distintas razones, no quise hacer circular ese dinero manchado con sangre", sostuvo Crevaro. "Entonces hablé con el tesorero del Banco Provincia de Los Hornos; me dijo que se lo lleve, que no había problema. Pero cuando voy me dice no me lo puede cambiar. Y la cajera no quiso ni tocarlo. Todos contratiempos", se resignó la comerciante.

A la víctima le dijeron que debía hacer una nota en la comisaría en la que oficialmente se describiera el hecho ocurrido. Crevaro completó ese trámite y, como le recomendaron, acudió a la sede central del Banco Provincia. Pero al final recibió la misma respuesta. "Me dijeron que vaya al Nación y pasó lo mismo", sostuvo Crevaro.

Lo último que le indicaron fue que se dirija a una sede del Banco Nación en Capital Federal. "Si yo soy platense y tengo un entidad de la provincia que me avala, por qué‚ tengo que ir allí. Y si voy y me dicen que no?", reflexionó la comerciante, ya harta de las negativas.

NA