Deportesdomingo 18 de marzo 2012

"Maravilla" Martínez: "Soy fuerte y ganador, en especial con las chicas"

El argentino se mostró distendido tras su victoria sobre el británico Macklin y reconoció: "Para ser el mejor debo ganarle a Mayweather". Además, se comparó con el Falcon y con el Torino. Reviví el espectacular nocaut

Sergio "Maravilla" Martínez, quien anoche en Nueva York demostró nuevamente que está entre los tres mejores boxeadores del momento, al derrotar al británico Mattheus Macklin, reconoció que para ser el mejor debe "ganarle a Floyd Mayweather".

Martínez adelantó además que la pelea por el título mediano del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) ante Julio César Chávez junior se debe "concretar" antes de fin de año.

El argentino dio nuevamente una clase de boxeo en su debut en el Madison Square Garden, de Nueva York. Lejos de marearse con el triunfo, reconoció: "Para ser el mejor debo ganarle a Mayweather".

"Mi madre y yo podemos dormir tranquilos, no tengo marca alguna en la cara", tiró Martínez, rodeado por periodistas locales y extranjeros después del combate que lo favoreció en su totalidad, salvo para la jueza Julie Lederman, quien tenía en su tarjeta al momento de la definición empate en 103, un verdadero disparate. En cambio, los jueces Don Trella y Carlos Ortiz marcaban una ventaja para Martínez de 105 a 101.

 

"El boxeo es tiempo y distancia y, en esta oportunidad, los manejé a la perfección. Tuve un rival difícil que cerraba permanente la guardia y lo que esperamos con mi equipo no lo realizó casi nunca: no atacó", indicó.

Asimismo, Martínez aseguró: "Lo importante para mí es que estoy tranquilo y satisfecho porque el trabajo que proyectamos con mi técnico (Pablo Sarmiento) salió a la perfección".

Tanto la prensa local como la inglesa, que en gran número cubrieron el pleito, reconocieron por unanimidad la excelente tarea que desarrolló Martínez en el ring, a la vez que destacaron el alto nivel boxístico que expuso el argentino, a excepción del veterano comentarista de HBO, Harold Lederman, que tenía una ventaja de tres puntos en su tarjeta a favor del británico.

Curiosamente, el reconocido profesional analista de la cadena HBO es padre de la jueza Julie Lederman, quien llevaba en su puntuación un empate en 103. Mala noche para la familia Lederman.

El triunfo del Martínez fue tan amplio y claro como el undécimo round, cuando derribó en dos oportunidades en forma espectacular al guapo boxeador de sangre irlandesa que llegó a su rincón totalmente vencido, para luego no salir a combatir en el duodécimo asalto tras una acertada decisión de su técnico, Roger Mayweather, tío de Floyd Mayweather.

"En el boxeo gana la paciencia. Gana la inteligencia. Fui paciente y sabía que Macklin tenía que caer por su propio peso, como finalmente ocurrió. Estaba seguro de que se iba a equivocar en algún momento y cuando abrió su guardia allí se terminó la pelea", explicó el boxeador de Quilmes, según reproduce la agencia Télam.

"Los combates duran 12 rounds, entonces hay que trajabar con esa meta, ser paciente y buscar los momentos precisos para aplicar el golpe justo, el que abre el camino del triunfo", señaló.

"Mi rival no desarrolló el boxeo agresivo que posee. Fue cauteloso y trabajó con su guardia cerrada, por eso la mitad de la pelea lo mantuve en la distancia y con la izquierda en punta en la zona alta lo anulé y saqué claras ventajas, hasta que pude definir por la vía rápida", analizó el campeón Emérito y de Diamante mediano CMB.

"Maravilla" Martínez posee una personalidad singular. Es atento, cordial y siempre está de buen humor. A los 37 años recién cumplidos sostiene que se siente como un buen auto argentino de los tiempos pasados.

"Me compararía con un Ford Falcon, quizás. Pero me parece que me identifico con un Torino. Fuerte y ganador, en especial con las chicas", comentó con una sonrisa el boxeador bonaerense que no dejó de dedicarle el triunfo a "su madre" que vive en Quilmes, a sus seres queridos y, especialmente, "al pueblo argentino".

"Los llevo constantemente en el corazón", dijo con emoción el púgil nacido en Avellaneda y criado en Quilmes. Por último, el expresó: "Espero que me devuelvan lo que gané en el ring y perdí en un escritorio", en clara alusión a su reclamo para que el Consejo Mundial de Boxeo ordene una pelea por el título ante su actual poseedor, "Julito" Chávez. 

Comentá