Espectáculosviernes 17 de febrero 2012

Comida 3D en la entrega de los Oscar

El chef austríaco Wolfgang Puck servirá una lámina de chocolate que, mirada a través de las gafas con las que se ven los filmes en 3D, adquiere una curiosa profundidad

Crédito: AP

Entre cortinas de cuentas de cristal Swarovsky, sofisticados arreglos florales y una muestra de los elegantes uniformes que usará el personal durante la gala, se expusieron bocadillos tradicionales como pizzas a la americana, mini hamburguesas con queso Cheddar y diminutas porciones de "macaroni cheese". "Este año vamos a preparar comida casera para todos", comentó Puck el jueves. "Es la comida de la infancia, de la juventud, que para algunos puede ser una pizza y para otros un rissotto, si vienen de Italia".

Por ejemplo, los franceses de una de las película favoritas, The Artist, tendrán su tradicional costilla de cordero, aseguró Puck, dueño de un emporio de 21 restaurantes en los Estados Unidos y uno de los chefs más mediáticos del país.

Además, por primera vez la tradicional fiesta que ofrecen los directores de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas tras la ceremonia de los Oscar, conocida como la Govenors Ball, "no será una cena formal", reveló. "Los invitados se van a divertir porque se podrán sentar con sus amigos, no tendrán que sentarse en una mesa con gente que no conocen", explicó al presentar un salón vestido como un bar, con sillones y mesas bajas en tonos rojos y lilas y donde 1.500 comensales degustarán un ecléctico menú de bocadillos, como mini tacos de langosta o "spring rolls" con salsa de chiles.

La idea es que "todos en el salón socialicen y circulen", añadió la productora de la fiesta, Cheryl Cecchetto. "Cuando todos salgan del teatro, lo primero que recibirán será nuestro Oscar de salmón ahumado", completó el chef, haciendo una demostración con un molde en forma de Oscar, con el que modelaba la lonja de salmón sobre una lámina de hojaldre y por supuesto salpicada en caviar.

Pero, además de los bocadillos con interpretaciones de comida casera o "comfort food", también habrá pequeñas piezas "innovadoras, como cordero con vinagreta de menta, langosta china al jengibre sobre una cama de arroz basmati y rissotto con trufas negras", todo en minúsculas porciones de bar.

Al término de la cena, los invitados podrán optar entre una treintena de dulces, entre los que destaca la novedad del año: el "chocolate 3D". Se trata de una lámina de chocolate que, mirada a través de las gafas con las que se ven los filmes en tres dimensiones, adquiere una curiosa profundidad. Y por supuesto estarán los clásicos Oscar de chocolate bañados en polvo dorado.

Será el décimooctavo año consecutivo en que Puck -toda una institución dentro de la organización de los premios- alimenta a la crema y nata de la industria del cine tras la ceremonia más esperada de Hollywood. Por eso el chef ya sabe de antemano qué es lo que más disfruta: "Mi momento preferido de la noche es cuando todo se termina y me siento con una buena copa de vino tinto". Aunque saludar a las estrellas también tiene su encanto, matizó.

La cena tendrá lugar exactamente después de la entrega de los premios Oscar el 26 de febrero -para los que Hugo y The Artist parten como favoritos con 11 y 10 nominaciones, respectivamente-, en una sala de fiestas aledaña al ex Teatro Kodak. El miércoles, la justicia falló a favor de la firma para retirar el patrocinio de los Oscar debido a la quiebra del gigante fotográfico, por lo que la sala de eventos está oficialmente sin sponsor aunque el cartel de la marca permanece.

Comentarios