Políticamiércoles 21 de diciembre 2011

Ecuador quiere entrar al Mercosur, mientras Venezuela sigue esperando

Los mandatarios del bloque celebraron la solicitud de Quito y descartaron la fórmula jurídica que impulsaba un estatuto "a medida" para la incorporación plena de Caracas


Tras más de diez horas de reuniones en Montevideo y la sacudida causada por la muerte por ahorcamiento del nuevo subsecretario de Comercio Exterior argentino, Iván Heyn, los mandatarios de Argentina, Cristina Kirchner; Brasil, Dilma Rousseff; Paraguay, Fernando Lugo, y Uruguay, José Mujica, acogieron "con satisfacción la disposición del gobierno de la República del Ecuador de iniciar los trabajos que permitan al país la plena incorporación al Mercosur".

En cambio, quedó en el camino la propuesta uruguaya de hallar una "fórmula jurídica" para que Venezuela pueda completar su ingreso al bloque, suscrito en 2006 a nivel presidencial pero frenado por el Senado paraguayo -dominado por la oposición al gobierno de Lugo-, el único que aún no ratificó la decisión.

Lugo defendió el martes que las incorporaciones de Ecuador y Venezuela. "Vendrían a fortalecer" el bloque dijo, pero pidió comprender la existencia de "procesos desiguales" en los países del mecanismo regional.

La posición de Lugo de respetar las instituciones paraguayas pudo más que el repentino viaje del presidente venezolano, Hugo Chávez, para participar de la cumbre, en su primera visita oficial al extranjero desde que se le diagnosticó un cáncer en junio pasado. El bolivariano cuestionó a quienes se oponen al ingreso de su país al bloque. "No sé si ellos están conscientes del daño que le están haciendo no a Venezuela, sino a todos, al pueblo paraguayo mismo", aseguró.

Lejos de la "fórmula jurídica" que habían negociado el lunes los cancilleres, los jefes de Estado anunciaron la creación de un "Grupo de Diálogo de Alto Nivel para el impulso de la incorporación de nuevos miembros plenos al bloque regional" y aseguraron que esto constituye "un paso fundamental para la consolidación del bloque y el fortalecimiento del proceso de integración de América del Sur".

"Incorporemos al Mercosur más países de América del Sur del porte y la importancia de Venezuela", instó Rousseff, quien llamó a "hacer un mayor esfuerzo" para la incorporación de Venezuela y aseguró que "ese proceso de ampliación" solo fortalece al bloque. "Este proceso no debe ser obstaculizado por intereses menores", agregó.

Por otra parte, los presidentes acordaron impedir que barcos con bandera de Malvinas recalen en sus puertos, dijo el presidente de Uruguay, que en los últimos días había anunciado una decisión en ese sentido en solidaridad con Argentina, que reclama soberanía sobre las islas (llamadas Falklands para Gran Bretaña).

La cumbre se desarrolló en el marco de la crisis financiera internacional y cuando, en los últimos meses, los socios más grandes del bloque (Argentina y Brasil) han adoptado medidas proteccionistas para defenderse de sus eventuales efectos, lo que afectó el comercio con los más pequeños (Uruguay y Paraguay).

En ese contexto, los países resolvieron subir transitoriamente las alícuotas a las importaciones con origen fuera del bloque por "encima del Arancel Externo Común (AEC)". La medida se tomó para mitigar "desequilibrios comerciales derivados de la coyuntura económica internacional", indicó la disposición.

Entre otras resoluciones, los presidentes firmaron además el Protocolo de Montevideo, que prevé una serie de medidas, incluido el cierre de fronteras, en caso de que se produzca un golpe de Estado en alguno de sus Estados miembros o asociados.


Comentarios