Políticajueves 15 de diciembre 2011

La economía cubana, en crisis pese a las reformas

A esta conclusión llegó Richard Feinberg, ex funcionario de Bill Clinton, tras reunirse en la isla con funcionarios, economistas y académicos. Aquí, las conclusiones y recomendaciones del extenso informe


El informe Reaching Out, Cuba´s new economy and the international response de Richard Feinberg, publicado por la Brookings Institutions es lo último y más completo escrito sobre el estado de la economía cubana.

Feinberg es un experto en economía internacional. Fue asesor de Bill Clinton en asuntos de comercio desde la Oficina de Asuntos Interamericanos entre 1993 y 1996.

Tras un paso por Cuba, escribió el informe en que llega conclusiones determinantes de cómo está la economía cubana hoy, luego de las reformas, y revela algunas estadísticas inéditas a pesar de que los organismos locales son reticentes a publicarlas o no están actualizadas.

"La economía cubana sigue estancada. Su principal problema no es el bloqueo de los EEUU, sino el modelo anacrónico heredado de la antigua Rusia, de planeamiento central", escribió.


El ingreso promedio de Cuba es uno de los más bajos de Latinoamérica: 448 pesos mensuales, o US$ 20 al cambio oficial. Los graduados universitarios buscan frenéticamente empleo como porteros de hoteles, camareros y otras ocupaciones con acceso a moneda extranjera, o tratan de emigrar, añade el informe.

Sus cuentas presentan un panorama complicado. El déficit comercial de este año será de US$ 6.000 millones y no tiene financiamiento externo para cubrirlo. Las pobres exportaciones oscilan entre US$ 3.000 y US$ 4.000 millones por la baja productividad del país.


La deuda externa cubana es "alarmante". "Cuba no tiene liquidez y es insolvente", afirma. Según el Banco Central de Cuba, la isla debe US$ 8.900 millones, además de unos $7.600 millones de "deudas congeladas" con el Club de París que no han sido reestructuradas en más de dos décadas, afirma el estudio. Según cálculos de la UE, la deuda total externa de Cuba ascendería a US$ 31.600 millones.

Otro problema es la escasa inversión extranjera. Equivale a apenas el 12,5% del PIB, entre los 10 peores del mundo. La estimación promedio para que una economía avance y renueve su infraestructura debe ser del 25% del PIB.

Cuba ha estado intentando compensar estos problemas desarrollando industrias de servicios como el turismo, que ha crecido hasta registrar 2,5 millones de visitantes por año, y la exportación de médicos a Venezuela por medio de programas gubernamentales de "petróleo por médicos".

El sector de servicios representa ahora el 81 por ciento de la economía de la isla, pero no alcanza para balancear el presupuesto, dice el estudio.


Pese a las reformas económicas pro-mercado recientemente anunciadas por Castro, incluyendo la posibilidad de comprar propiedades, la implementación de dichas reformas es lenta y errática por las disputas entre ortodoxos y reformistas dentro del régimen.

Las soluciones que plantea Feinberg son aumentar la producción agrícola con más incentivos al cuentapropismo; más ahorro privado; independencia en la gestión de las empresas estatales; adaptar a la educación a las necesidades de la economía, esto es, que salgan más graduados en ciencias y tecnología.

Para leer el informe completo, en inglés, haga click aquí

Comentarios