162
162
 162
162

Internet está cumpliendo poco más de 20 años. Tuvo sus comienzos entre fines de los 50 y principios de los 60 como un proyecto militar, mutó en los 80 a un proyecto interuniversitario y tomó su forma actual hacia principios de los 90 con la creación del world wide web o lo que se conoce como la triple w.

Sin dudas, es una herramienta- que engloba otras muchas- que ha llegado para quedarse y cambiar nuestras vidas y nuestra cotidianeidad, desde la posibilidad de hacer un pedido en el supermercado, facturar en una empresa, leer un libro o un diario digital; a escuchar música, formar parte de una red social o disfrutar de la televisión a través de Internet.

Todo esto, lleva a que cada día seamos más dependientes de Internet y la tecnología. Hoy, prácticamente, ninguna empresa puede trabajar sin estar conectada. Y lo más sorprendente es el crecimiento potencial que tiene por delante: en la Argentina se espera para fines de este año llegar a los 28 millones de internautas, lo que implica una gran masa de gente conectada.

Este crecimiento depende de cuatro variables:

Dispositivos: con el crecimiento de variantes a través de tablet´s, smartphones, notebooks y netbooks, y con el advenimiento de la televisión por internet, esta oferta se incrementa cada vez más, ampliando la base de crecimiento de internet.

Conectividad: hoy no solo contamos con conexión en nuestras casas, sino también en el trabajo, bares, espacios públicos y hasta en el celular, haciendo cada vez más fácil el acceso.

Cultura: En este punto, los argentinos estamos un poco más retrasados, que muchos de los países de la región. Esto se explica en parte por nuestro historial de crisis económicas y financieras, que hace que mucha gente tenga miedo de realizar transacciones por internet o ingresar algún dato sensible. Esto sumado a la baja bancarización, como resultado de la misma causa, hace que la Argentina aún esté, incluso a nivel regional, bastante atrasado en temas de comercio electrónico.

Por último, un tema generacional: las nuevas generaciones, son cada vez más permeables a la tecnología; mientras las personas mayores sienten un cierto rechazo, o no llegan a entender su funcionamiento, viendo en muchos casos a la tecnología como una amenaza. Cuando las generaciones más jóvenes empiecen a ocupar posiciones de decisión en las empresas y organizaciones seguramente se genere un avance mucho mayor en la utilización y aplicación de la tecnología.

Así, el potencial de crecimiento es enorme y nos encontramos hoy en plena transición. Actualmente, una persona permanece gran parte del día conectado, ya sea en el trabajo o por diversión, a través de una red social, un celular, o cualquier otro dispositivo. En nuestro país, entre el 40 y el 60% de la decisión de compra hoy en día se toma consultando en Internet, independientemente si la compra se cierre o no por este medio.

Por todo esto, hoy no podemos pensar en comenzar un negocio, trabajo o emprendimiento sin tener presencia en la web, ya que estaríamos dejando fuera un canal fundamental y cuyo crecimiento promete ser exponencial.

¿Qué elementos debemos tener en cuenta a la hora de presentar nuestro negocio allí? Entre el 60% y el 80% del tráfico generado en un sitio web se deriva de los buscadores, razón por la cual, debo pensar en éstos como mis principales socios estratégicos, desarrollando mi campaña en función de los mismos.

Por otro lado, algunas de las principales herramientas en cualquier estrategia comercial o de comunicación por Internet con que contamos son: desarrollo web, SEO (Search Engine Optimization), SEM (Search Engine Marketing), SMO (Social Media Optimization) y SMM (Social Media Marketing); conceptos que van muy de la mano con Community Manager, inteligencia de base de datos, gestión de boletines electrónicos, emailing marketing, utilización de market place, utilización de redes de descuento , utilización de comparadores de precios y herramientas de métricas.

El éxito o fracaso de la presentación de nuestro emprendimiento en la Web dependerá de la forma en que implementemos y aprovechemos al máximo esas herramientas.