Parece sencillo: el arco mide7,32 metrosde ancho, 2,44 de alto, y la pelota debe recorrer sólo once metros, sin más obstáculos que un indefenso arquero, para que la jugada se convierta en un gol. Pero, sólo lo parece. La historia de los penales errados enla Copa Américaes muy extensa, y depara verdaderas sorpresas.


Este camino negro comenzó el 12 de octubre de 1917 en el Parque Pereira de Montevideo, cuando el brasileño Casemiro desvió su disparo de once metros ante el chileno Bartolomé Muñoz.

El primer argentino en fracasar desde a pena máxima fue Pedro Bleo Journal, llamado popularmente "Calomino": el 12 de septiembre de 1920, en el estadio Valparaíso de la ciudad chilena de Viña del Mar, su remate fue desviado por el arquero uruguayo Juan Legnazzi.

Argentina igualó 1-1 esa jornada con Uruguay, que luego fue campeón por un punto de diferencia. Si Calomino hubiera alcanzado la red, la Copa habría viajado a Buenos Aires y no a Montevideo.

El 9 de febrero de 1941, en el estadio Nacional de Santiago de Chile, por primera vez se fallaron dos penales en un mismo partido, aunque de los pies de distintos jugadores. El uruguayo Aníbal Paz se lo contuvo al ecuatoriano Alfonso Suárez Rizzo, en tanto que el portero Luis Santoliva hizo lo propio con el oriental Roberto Porta. Uruguay ganó esa tarde 6-0.

Brasil sí "debutó" en el extraño arte de errar dos penales el 17 de abril de 1949 en Pacaembú. Canhotinho y Orlando desviaron sendos disparos en la victoria local por 5-0 ante Colombia.

Casi 26 años después, el uruguayo Fernando Morena dio un paso más allá: el 1 de octubre de 1975, en el estadio Centenario y frente a Colombia, marcó el 1-0 alos 17 minutos mediante un penal. Pero a los 77 erró otro y el arquero Pedro Zape le atajó el tercero a los 80. Morena se fue expulsado un instante más tarde por protestar, y el equipo oriental, que debía ganar 3-0 para igualar la serie (había perdido en Bogotá por esa diferencia en el juego "de ida"") quedó eliminado.

Dato muy curioso: Morena sí pudo marcar de penal enla Copade 1983, ante Venezuela, el 4 de septiembre. Catorce minutos después, sufrió una fractura. A pesar de su ausencia, Uruguay salió campeón ese año.

En 1997, en Bolivia, el argentino Marcelo Gallardo erró dos penales: uno ante Paraguay el 17 de junio, por la primera ronda (aunque marcó otro en el mismo partido, para sellar el 1-1 final) y otro ante Perú, el 21 de junio. Este segundo yerro fue fatal: la escuadra argentina perdió con Perú2 a 1 y quedó fuera de la competencia.

Mas la historias de los penales errados tiene un hito, único en el fútbol profesional, que parece inamovible: el 4 de julio de 1999 en el estadio Feliciano Cáceres de Luque, Paraguay, el argentino Martín Palermo desperdició tres penales en un solo partido.

Palermo desvió dos a los 5 y 76 minutos, y el portero colombiano Miguel Calero le atajó otro a los 90. Ese día, el árbitro paraguayo Ubaldo Aquino concedió otras dos penas máximas para el seleccionado "cafetero": el arquero argentino Germán Burgos le atajó uno a Hamilton Ricard e Iván Córdoba anotó el restante.

Una semana después, Argentina tuvo otro penal ante Brasil. Palermo estaba en la cancha, pero el encargado de patearlo fue el defensor Roberto Ayala: atajó Dida, la escuadra "albiceleste" perdió1 a 0 y quedó eliminada en cuartos de final.