Sociedadmartes 14 de junio 2011

Villa La Angostura: cayeron "piedras calientes" y la temporada ya está perdida

Dos operadores turísticos de la zona explicaron en diálogo con el enviado especial de Radio10 los problemas que están atravesando por la erupción del volcán chileno Puyehue. La caída de ceniza es constante y ya analizan pedir créditos para soportar las pérdidas

Prácticamente la totalidad de los habitantes de Villa La Angostura dedican su actividad al turismo. Si bien el arribo de visitantes es constante, en el invierno suelen tener su temporada alta de actividad. 

Mauro, dueño de un complejo de cabañas, contó que la temporada ya está "casi perdida" y vaticinó que en el plano económico la actividad será "nula" durante los próximos meses, habitualmente de gran movimiento turístico. 

El empresario se esperanzó en que llegue rápido el verano y, con la ayuda de un préstamo bancario o de un amigo, buscar la forma de sobrellevar las pérdidas de la temporada invernal.  

Mauro relató que la caída de ceniza espesa es constante y relató los inconvenientes que esto le genera a su actividad. Por caso, esta tarde tuvo que limpiar los 60 centímetros de arena volcánica que había sobre los techos de sus cabañas por temor a las precitaciones locales que fueron anunciadas por el Servicio Meteorológico. 

“Es un gran problema que tenemos, porque cuando se moja la ceniza, se endurece. Si llueve, por un lado, es mejor, porque se vuela la ceniza, pero, por el otro, se hace un mazacote que es muy pesado”, explicó. 

Estela, otra comerciante de la zona, explicó que anoche cayeron “piedras calientes” durante toda la madrugada. “Algunas eran más chiquitas y otras más grandes. Al principio no le creía a mis a hijos, pero después constaté que era cierto”, relató. 

Las cenizas, las piedras calientes y las precipitaciones se suman a otras complicaciones que atraviesan por estas horas los habitantes de Villa La Angostura. Es que más del 80% de las familias tienen problemas con el servicio eléctrico y otros deben resolver cómo calefaccionar el ambiente, en temperaturas bajo cero.