Sociedadlunes 07 de marzo 2011

El cártel de los Zetas tiende acuerdos de “no agresión y colaboración”

Lo dijo el capo narco Marcos Carmona, detenido el lunes. Reveló así un acuerdo entre Beltrán Leyva, Juárez y Tijuana

Crédito: Reuters

Este lunes fue arrestado Marcos Carmona, alias El cabrito (foto), que de acuerdo a un comunicado de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) sería desde hace dos años el responsable de extorsionar y vender droga y piratería para Los Zetas en el empobrecido Oaxaca.

Hasta aquí se trataría de otra detención de un líder criminal, quien presuntamente reportaba directamente de sus operaciones a Heriberto Lazcano Lazcano, alias El Lazca y señalado como cabeza de Los Zetas. Pero según la SSP, Carmona declaró que Los Zetas "mantienen un acuerdo de no agresión y colaboración" con los cárteles de Juárez, Tijuana y de los hermanos Beltrán Leyva (más conocido actualmente como Cártel del Pacífico Sur, un grupo que ha perdido mucho poder en el último año), tres de los siete cárteles principales de México, cuyas disputas internas se han cobrado miles y mies de vidas.

A su vez, la confesión de Carmona ocurre unos días después de los otros tres cárteles más poderosos de México, que supuestamente han conformado la organización Cárteles Unidos, en un insólito e hipócrita ofrecimiento, le propusieran al presidente Felipe Calderón su colaboración para unirse al Ejército "eliminar" a Los Zetas, a quien acusan de "romper" códigos del narcotráfico y ensañarse con personas inocentes.

Si bien no se sabe a ciencia cierta quiénes componen dicha agrupación (cuya primera aparición se remonta a marzo de 2010), las autoridades consideran que estaría integrada, además de cárteles menores, por los del Golfo, de Sinaloa (enemigo del de Juárez en Ciudad Juárez, la urbe más violenta del mundo) y La Familia Michoacana (otra organización que ha perdido poder en el último año). Cada uno controla una determinada zona y, visto que Los Zetas es han impuesto cada vez más regiones de México, temen perder su dominio.

Jorge Chabat, experto en temas de narcotráfico del Centro de Investigación y Docencia Económicas, explicó que aunque es difícil de corroborar las coaliciones entre carteles, tienen sentido en el mundo de las drogas para poder operar. "Lo normal es que en algún momento los carteles busquen aliarse, porque es muy irracional pelearse todos contra todos; es malo para su negocio", comentó.

No obstante, Chabat aclaró que las alianzas suelen ser "muy coyunturales", lo cual hace que los pactos no duren demasiado. De hecho, las autoridades han dicho que hasta hace unos meses el Golfo mantuvo una alianza de casi una década con Los Zetas, un grupo creado a finales de la década de 1990 con ex militares mexicanos de élite y desertores, que comenzaron siendo sicarios y terminaron creando su propia organización criminal.

Acapulco violento

En otro comunicado, la SSP también dio a conocer este lunes la captura seis hombres y una mujer, entre ellos, de Benjamín Flores Reyes, alias El Padrino, considerado uno de los principales líderes del Cártel Independiente de Acapulco, una ciudad cada vez más golpeada por la violencia ligada al narcotráfico.

El detenido, de 33 años, realizó estudios de psicología criminal en Estados Unidos, donde vivió más de 15 años antes de regresar a México y ponerse a las órdenes del capo estadounidense Edgar La Barbie Valdez, detenido en agosto, dijo la SSP.

Flores fue uno de los sicarios que se separó del grupo de La Barbie para crear el Cártel Independiente de Acapulco, que no forma parte de los siete principales grupos narcotraficantes.

Entre otros episodios de las disputas por el control del tráfico de drogas en Acapulco, este lunes fueron halladas tres cabezas humanas en el balneario.

Comentarios