Políticamartes 04 de enero 2011

¿Quién es Aung San Suu Kyi?

Hija del héroe de la independencia birmana, lideró en 1990 a la oposición que obtuvo el 80% de los escaños del Parlamento. Las Fuerzas Armadas, que esperaban perpetuarse en el poder, desconocieron los resultados y persiguieron y arrestaron a los manifestantes civiles que repudiaron el hecho. Desde entonces, la Dama es el símbolo de la defensa de la democracia en Asia

Crédito: www.bbc.co.uk

Aung San Suu Kyi nació el 19 de junio de 1945 en Rangún, cuando Birmania era aún una colonia británica. Su padre, el general Aung San, negoció exitosamente la independencia de Birmania con el Reino Unido, ocurrida oficialmente el 4 de enero de 1948. Murió trágicamente a penas seis meses después, asesinado por un rival político.



Suu Kyi creció con sus dos hermanos, y su madre, Khin Kyi, quien fue nombrada embajadora ante Nepal por el gobierno independiente de Birmania. Suu Kyi terminó el colegio en Nueva Dheli, para luego estudiar política y economía en la prestigiosa Universidad Oxford en los años 60. Luego de graduarse, trabajó tres años en Nueva York para las Naciones Unidas, cuando conoció a su marido Michael Aris. Se casaron en 1972 y se trasladaron nuevamente al Reino Unido, donde nacieron sus hijos y Suu Kyi se doctoró en la Universidad de Londres.



En 1988, Aung San Suu Kyi decidió volver a Birmania, para atender a su madre enferma. Durante su visita, el líder de entonces de la cúpula militar, que gobierna con mano de hierro al país desde 1962, dimitió de su cargo, provocando masivas demostraciones a favor de la democracia el 8 de agosto. Este fue el punto de inflexión que la lanzó a la política birmana.



El 26 de agosto, ella misma se dirigió a más de medio millón de personas en Rangún pregonando la formación de un gobierno democrático. A finales de septiembre de ese año, fundó la Liga Nacional por la Democracia (LND) y fue su primera secretaria general. Su forma de hacer política está fuertemente influenciada por el principio de no-violencia del independentista indio Mahatma Gandhi, así como por sus creencias budistas.



Menos de un año después, el 20 de julio de 1989, Suu Kyi fue puesta bajo arresto domiciliario por la Junta Militar por primera vez. En esa ocasión, le ofrecieron la libertad si dejaba el país, pero Suu Kyi se negó rotundamente. En mayo de 1990, en comicios convocados por los militares, la LND se alzó con el 59% de los votos y el 80% de los escaños en liza, lo que habría convertido a Suu Kyi en primera ministra de Birmania. Sin embargo, la Junta anuló las elecciones y Suu Kyi permaneció recluida en su casa.

En reconocimiento a su labor, en 1991 fue galardonada con el Premio Nobel de la Paz. El Comité Noruego del Nobel justificó su decisión diciendo que "la lucha de Suu Kyi es uno de los más extraordinarios ejemplos de coraje civil en Asia en las décadas recientes. Ella se ha convertido en un importante símbolo en la lucha contra la opresión".



Durante las últimas dos décadas, Aung San Suu Kyi ha tenido que enfrentar las pruebas más duras por su defensa a la democracia. Ha pasado quince de los últimos 21 años detenida. Desde su llegada a Birmania en 1988, ha estado separada de sus dos hijos, que viven en Londres. Antes de que muera, su esposo, Michael Aris, a penas cinco veces. En 1997 le fue diagnosticado un cáncer terminal, pero las autoridades birmanas se negaron a concederle un visado para ver a Suu Kyi, invitando a ella a hacer el viaje. Suu Kyi prefiero negarse ante el temor de que la Junta no le permitiera volver a Birmania. La última vez que se vieron fue la Navidad de 1995 y Aris murió finalmente en 1999.



Constantemente perseguida, detenida y censurada, Aung San Suu Kyi es admirada por su valentía y perseverancia por millones de personas en Birmania y el mundo entero. Respecto de su rol en la política birmana, había dicho: "Yo no creo ser única e indispensable; yo no creo ser la única que sostiene al movimiento democrático. Todo lo que pienso es que soy una figura muy útil y estoy muy contenta de ser útil".

Ahora, Birmania y el mundo aguardan con cautela y emoción su libertad.

Comentarios