Sociedadviernes 31 de diciembre 2010

Cábalas de fin de año

La mayoría de las personas tiene algún rito para cuando el reloj marca las doce, esperando que éste atraiga amor, dinero, bienestar y suerte para su vida. Conozca los más insólitos, que algunos niegan, pero practican en secreto

Crédito:

Cuando se ponga en marcha la cuenta regresiva de los últimos segundos de 2010, muchos se prepararán para abrazar a sus seres queridos, alzar sus copas o recordar a los que ya no están. Mientras tanto, otros se alistarán para ejecutar con absoluta precisión sus cábalas asegurándose, según sus creencias, un año de plenitud.

La tradición de las doce uvas es tal vez una de las costumbres más conocidas y practicadas en casi todos los países. En el sitio que ocupa cada comensal se coloca previamente un plato con la fruta. De acuerdo con el ritual, se debe comer una uva por cada una de las doce campanadas del reloj y pedir la misma cantidad de deseos. Lo ideal es que sean seis de color verde y seis moradas. Lo más supersticiosos recomiendan repetir en voz alta o mentalmente la frase "voy a ser feliz este año".

Los que padecen problemas económicos deben poner dinero dentro de sus zapatos o introducir un anillo de oro dentro de la copa de champagne para atraer la fortuna. También se dice que es recomendable lavarse las manos con esa bebida y azúcar. A la medianoche deben introducirse las manos en una fuente con azúcar y luego enjuagase con el espumante. Otra de las opciones es cocinar una corvina sin quitarle las escamas, por cada una de éstas que se coma más plata se recibirá.

Para que los solteros encuentren el amor en el año que comienza,  se recomienda que se abracen sólo con las personas del sexo opuesto que se encuentren en la mesa. Los que desean que retorne una ex pareja deben amarrar su foto con una cinta roja y ponerla, mientras duermen, bajo la almohada, toda la noche del 31. Pero los que quieran matrimonio tienen mayor trabajo, ya que se deben sentar y volverse a parar con cada una de las doce campanadas.

Algunos recomiendan encender velas de colores según lo que se quiera pedir: dicen que las de color rojo atraen el amor, las amarillas la abundancia, las blancas la paz, las verdes la salud y las naranjas hasta incrementarían la inteligencia.

A los viajeros que quieran conocer destinos nuevos se les aconseja que saquen las valijas a la puerta de la casa, aunque se cree que la cábala es más efectiva si se da la vuelta manzana arrastrando las maletas.

Los más pulcros recomiendan ordenar, deshacerse de lo que ya no sirve y hacer una limpieza intensiva de la casa el último día del año para eliminar las malas energías y atraer cosas mejores. Aguardar la llegada de las doce barriendo y con todas las luces encendidas simboliza expulsar de la vivienda las malas vibraciones, las penas y la negatividad. Pero atención: para que el barrido sea efectivo debe hacerse desde la puerta hacia la calle. Otro tip es tirar agua hacia la vereda para ahuyentar las lágrimas, las penas y la negatividad.

Y aún hay más rituales. Comer una cucharada de lentejas dentro de los primeros minutos del nuevo año atrae prosperidad. Asimismo, esparcir espigas de trigo por toda la casa y repartirlas entre todos los asistentes propicia la abundancia. Mejor aún si se las sostiene en la mano justo a la medianoche.

Quienes quieran desprenderse de las cosas malas del año que termina, deben armar un muñeco con ropa vieja y colocarle en un bolsillo un listado con todas las penas del año que se va, para así poder eliminarlas. A la medianoche se lo prenderá fuego.

Los adictos a la ropa que quieran recibir muchas prendas nuevas tendrán que usar la ropa interior al revés y ponerla del derecho en los primeros segundos del año nuevo. Otro ritual relacionado es vestir una prenda íntima amarilla, para asegurar felicidad y buenos momentos. Si es de color rojo o rosa, atraerá el amor. Eso sí, aseguran que los resultados con más contundentes si la ropa se recibió como regalo de Nochebuena.

Sean ciertos sus efectos o no, muchos agradecerán a estos rituales el haber alcanzado los deseos que se les cumplan durante el 2011. Los incrédulos dirán que el único factor que influyó fue la coincidencia. Los cabuleros agudizarán su ingenio,  buscarán nuevas tácticas e irán por más.

Comentarios