Economíajueves 25 de noviembre 2010

Estiman que el reparto de ganancias agravará la brecha de ingresos de la población

Sólo abarcaría a un tercio de los asalariados y percibirían el 9% de las utilidades. No comprende a los no asalariados ni a quienes se desempeñan en la informalidad. El beneficio recaería en los sectores de altos ingresos

Crédito:
Así surge de un examen de Sel Consultores de la composición de la población ocupada por las categorías de ocupación (asalariado-no asalariado), pero también por la de formalidad de la relación laboral (registrado-no registrado), como por la estabilidad del empleo (estable-no estable), como, finalmente, por el dominio (privado-público).

El estudio muestra que "los beneficiarios plenos del proyecto de participación en las utilidades –los asalariados privados registrados- son un tercio del total. A ellos hay que sumar poco más de un décimo de beneficiarios restringidos, porque el proyecto de ley prevé un Fondo Solidario a constituirse con el 1% de las utilidades de las empresas, a ser distribuido entre los asalariados no registrados que declaren ante la autoridad su situación irregular".

El trabajo que dirigió Ernesto Kritz excluyó a los asalariados no registrados no estables (algo más de 7% de la ocupación total), que rotan todo el tiempo entre empleadores igualmente precarios.

Si, como corresponde, se excluyen los no asalariados, la proporción de beneficiarios plenos del proyecto es de algo más del 40% del total de los asalariados, y la de beneficiarios restringidos de 14%. "Se incluyó entre los asalariados a los trabajadores por cuenta propia sin capital (6% de la ocupación total), una categoría de cuasi-asalariados extremadamente precarios".

Legislación sectaria
Pero el "tema quizás más interesante desde el punto de vista distributivo (no funcional sino social), es que, como han sido definidos, los beneficiarios de la participación en las utilidades no pertenecen mayoritariamente a los estratos bajos de la población", observa Kritz.

Según el estudio, "2 de cada 3 asalariados privados registrados pertenecen a hogares del 50% de más alto ingreso per capita. La proporción en hogares pobres y vulnerables (30% de menor ingreso per capita) es inferior a 15 por ciento".

Esto no se modificaría con la mejora de los ingresos de los beneficiarios restringidos (los asalariados no registrados estables) que tienden a concentrarse en los tramos bajos de la distribución familiar del ingreso.

"Si todos los informales cobraran el Fondo Solidario (1% de las utilidades) su ingreso promedio aumentaría un 16%, pero seguiría siendo casi 75% inferior al de los beneficiarios plenos. Es posible, como lo muestra un ejercicio de cálculo de las disparidades ex ante y ex post, que esa desigualdad aumente", destaca el estudio privado.