Mundoviernes 01 de octubre 2010

Presidentes de la Unasur reunidos por la crisis de Ecuador

Con José Mujica, Evo Morales, Alan García y Sebastián Piñera, la presidente Cristina Kirchner dio inicio pasadas las 0.30 el encuentro, a puertas cerrada, con los mandatarios de la Unasur convocados para tratar la rebelión en Ecuador, que ya comenzó a declinar con la liberación de Rafael Correa. Más tarde arribaron Juan Manuel Santos y Hugo Chávez 

La presidente Cristina Kirchner habló en el inicio de la reunión de los jefes de Estado de la Unasur y destacó que “fue autoconvocada por todos los mandatarios del bloque en ausencia de su presidente” y aclaró que “Juan Manuel Santos, de Colombia, y Hugo Chávez, de Venezuela, se encuentran en viaje y llegarán en una hora”, ambos arribados más tarde.

Remarcó luego que “ahora podemos celebrar que nuestro compañero presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha sido liberado y se encuentra en buen estado. Hablamos con él y la situación ya está bajo control”.

Tras las palabras a la prensa, Cristina les dio la bienvenida a los mandatarios y señaló que analizarán en forma conjunta la situación ecuatoriana en una reunión a puertas cerradas para luego emitir un comunicado conjunto sobre las resoluciones allí tomadas.

Este jueves, la primera mandataria argentina y su esposo, el secretario general de la Unasur, invitaron a todos los mandatarios de la región a participar de un encuentro de urgencia en Buenos Aires por la grave situación institucional que se vive en Ecuador, según adelantaron fuentes de la Presidencia a Infobae.com.

La decisión fue tomada luego de que Néstor Kirchner y cancilleres de otros países de Suramérica no pudieran encontrar una alternativa para viajar a Quito, debido a que todos los aeropuertos de la capital ecuatoriana se encuentroban tomados por militares y policías.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, convocó en un mensaje por cadena nacional a "todos los presidentes" a que alteren su agenda y viajen de urgencia a la Argentina, donde por estas horas se realiza el encuentro de jefes de Estado en el Palacio San Martín.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, había adelantado que durante el día mantuvo numerosas comunicaciones con Néstor y Cristina Kirchner para analizar la situación de Correa (ver notas relacionadas).

El primer presidente en arribar a la Argentina fue José "Pepe" Mujica, quien minutos después de las 21 de ayer aterrizó con su helicóptero en el Aeroparque Metropolitana. 

A las 22:55, el boliviano Evo Morales llegó al Aeroparque Metropolitano en el avión presidencial que tiene el Ejecutivo de Bolivia por primera vez desde hace dos meses. 
 
Al llegar, dijo que la reunión es para "defender la democracia de Ecuador" y adelantó que "todos los presidentes viajarán mañana a Quito". 

“Es una agresión, una provocación a Sudamérica”, sentenció. En diálogo con los medios, el mandatario remarcó que "nos autoconvocamos de emergencia para analizar el gran problema. Es una provocación, agresión a Sudamérica… Pero estamos convencidos que los pueblos de Latinoamérica defenderemos la Democracia en Ecuador”.

Y puso especial énfasis en subrayar que “en el siglo XXI hay golpistas, lo sabemos” pero “no se puede provocar al pueblo. Cualquier país tiene problemas”.

Cerca de las 23.10, pisó la Argentina el presidente peruano Alan García y en sus declaraciones subrayó que “la hora del gorilaje puede volver al continente”.

También advirtió que “es el momento para poner a prueba la Unasur” y “todos los organismos de los que formamos parte”.

Al igual que su par boliviano, García sostuvo que “es deber de todos los demócratas interponernos con toda la fuerza para que la democracia surja y se mantenga”.

Perú junto con Colombia, adelantó, ya bloqueó todas las relaciones económicas y comerciales que mantienen con Ecuador, país limítrofe.

Además, ambas naciones fijaron cesar “todo tipo de ayuda eléctrica a Ecuador, hasta tanto Correa no esté en absoluta disposición democrática”, agregó.

Finalmente, alrededor de las 23.30 arribó el presidente de Chile, Sebastián Piñera, y expresó también la "más absoluta y total solidaridad" con su par ecuatoriano Rafael Correa.

"Condenamos el uso de la fuerza por fuera de los cauces legales y manifestamos nuestra total disposición para que, junto con todos los presidentes democráticos del Unasur, hagamos los mejores esfuerzos par que se reestablezcan en plenitud el orden constitucional en Ecuador", dijo Piñera.

El mandatario chileno planteó, a su vez, que el organismo que agrupa a los países del continente debe "incorporar una cláusula democrática al tratado constitutivo para que sea el más firme aliado y amigo de la democracia" en la región.
 
A la 01.30 de la madrugada llegó el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, y sostuvo brevemente que el encuentro de la Unasur "es una señal muy contundente de que el continente está unido, Sudamérica está unida por el bienestar y prosperidad de nuestro pueblo".

"El voto popular es el único camino legítimo"
El Secretario General de la Unasur, Néstor Kirchner, expresó más temprano el firme "compromiso y la más absoluta solidaridad del bloque regional" con el presidente de Ecuador, Rafael Correa , frente al intento de "sublevación al orden constitucional de sectores corporativos de las fuerzas de seguridad " de ese país.

Por medio de un comunicado de prensa, el secretario general de Unasur señaló que "Sudamérica no puede tolerar bajo ningún aspecto que los gobiernos elegidos democráticamente se vean vistos presionados y amenazados por sectores que no quieren perder privilegios y prebendas".

Subrayó que "sería un gravísimo retroceso para la región que volviéramos a aquellas épocas en que las minorías imponían sus decisiones por el uso de la fuerza". "El voto popular es el único camino legitimo para la toma de decisiones en nuestras sociedades ", ahondó. 

En tanto, todos los presidentes de bloque del Congreso argentino se reunirán a las 18 en el despacho de Eduardo Fellner, presidente de la Cámara de Diputados, para firmar una resolución conjunta en contra del intento de tomar el poder en Ecuador. 




Comentá