Políticamartes 24 de agosto 2010

Zona Cero: preocupa la intolerancia en el debate por la mezquita

Tanto el gobernador de Nueva York, David Paterson, como el arzobispo del estado, Timothy Dolan, expresaron sus inquietudes. En tanto, se formó una coalición a favor del templo islámico que incluye a familiares de víctimas del 11-S

Crédito: AP

"Las personas ya no pueden escucharse las unas a las otras", dijo Paterson en una rueda de prensa, luego de reunirse con Dolan para intentar mediar en el conflicto. "Me parece triste. Odio ver a los neoyorquinos enfrentándose los unos a los otros", agregó.

"Sólo estamos un poco atemorizados de que estos nobles valores pudieran estar un poco en riesgo por la forma en que se está dando la conversación y debate sobre el sitio de la mezquita", señaló, por su parte, el arzobispo, que también opinó que ambas partes tienen posturas legítimas.

Una encuesta nacional puso más en evidencia los complejos puntos de vista de los estadounidenses hacia el proyecto de la mezquita: 51% de los encuestados estuvieron de acuerdo con quienes se oponen al centro musulmán, mientras que el 34% apoyaron el proyecto. La encuesta a 1.003 adultos elegidos al azar fue realizada por el Centro de Investigación Pew, no partidista, y mostró que una mayoría, el 62%, también señaló que los musulmanes tienen los mismos derechos para construir centros de culto.

Durante el fin de semana, partidarios y opositores del proyecto se manifestaron cerca de la Zona Cero, y la policía debió separarlos.

En tanto, más de 40 grupos religiosos y civiles -incluyendo un grupo de familias cuyos parientes murieron el 11 de septiembre- anunciaron la formación de una coalición para ofrecer un contrapeso a la oposición más extrema a la mezquita.

La coalición, llamada Vecinos de Nueva York por los Valores Estadounidenses, planea presentar formalmente su campaña este miércoles. "Nos hemos reunido hoy para rechazar los estereotipos groseros que buscan atemorizarnos y dividirnos", indicó la coalición.

El debate sobre la construcción del centro cultural islámico de 100 millones tan cerca de lo que ahora se conoce como Zona Cero ha llegado a nivel nacional antes de las elecciones legislativas de noviembre, en las que los republicanos buscan arrebatar el control del Congreso a los demócratas.

Algunos comentaristas se han mostrado preocupados respecto a que la oposición podría dar una victoria propagandística a los extremistas del mundo musulmán que predican que los Estados Unidos odia al Islam.

El alcalde Michael Bloomberg, por su parte, ha defendido el proyecto, basándose en la libertad religiosa. El ofreció su Iftar anual -la comida nocturna con las que los musulmanes concluyen el ayuno del Ramadán- con dos líderes del proyecto en la lista de invitados.

Comentarios