Infobaemartes 06 de julio 2010

Holanda le ganó a Uruguay con lo justo y jugará la final

En un partido dramático, "La Naranja" se impuso 3-2 con tantos de Van Bronckhorst, Sneijder y Robben. Los de Tabárez le jugaron de igual a igual a uno de los candidatos y se ilusionaron con el empate transitorio de Forlán. Pero en el complemento, dos goles en tres minutos erosionaron el sueño "charrúa"

Uruguay salió enchufado, con mucha adrenalina a buscar el arco holandés, aunque con el típico equilibrio que viene mostrando a lo largo de la Copa del Mundo. De todos modos, la primera aproximación fue de los europeos, a los cuatro minutos, con un fuerte remate de Dirk Kuyt que se fue cerca del travesaño de Fernando Muslera.

Con el correr de los minutos, la movilidad naranja le fue ganando a la entrega celeste. Holanda se apoderó del balón, aunque los uruguayos, a base de lucha y sacrificio, le trababan el partido en mitad de cancha.

La idea de Oscar Tabárez era no regalar campo, porque sabía que la velocidad de Kuyt, Wesley Sneijder y Arjen Robben, podría causarle problemas defensivos.

Uruguay intentaba cortar los circuitos de asociación futbolística entre los medios holandeses, pero se olvidó de Giovanni Van Bronckhorst.

El lateral izquierdo recibió una pelota a 35 metros del arco, calibró la mira, y desenfundó un balazo de zurda que se metió en el ángulo izquierdo de Muslera. Golazo para el 1-0 de Holanda, que cuando se le hacia difícil llegar hasta el arco uruguayo, encontró la forma con la media distancia.

Uruguay perdió velocidad y continuidad en su juego. Se volvió confuso y dejó a Forlán muy solitario contra los férreos defensores holandeses. La ausencia de Luis Suárez se extrañaba horrores, ante la fantasmal presencia de Cavani, que a pesar de su movilidad no terminaba de encajar como arma de ataque.

Pero así como Holanda encontró su gol, Forlán empató el partido. Con un soberbio zurdazo de 30 metros, y algo de complicidad del arquero Maarten Stekelenburg, "Cachavacha" metió el 1-1. Merecido empate, por el quedo holandés y la búsqueda, aún si ideas, de los charrúas.

En el segundo tiempo, Uruguay se animó a más. Se plantó en la cancha con la misma premisa de lucha y solidaridad, con la presión constante como arma fundamental. En cambio, Holanda se vio apaciguado, por eso, Van Marwijk mandó a la cancha a Rafael Van der Vaart, para intentar darle explosión a la mitad de cancha.

Holanda quería ir, pero chocaba constantemente con un muro celeste, que se le plantó de igual a igual y que tácticamente lo superaba, que redoblaba sus marcas, con un mediocampo combativo, que no paraba de correr un segundo. Y arriba, la presencia de Forlán, que solitario y todo, se las arreglaba para complicar al fondo holandés.

A los 23, Holanda tuvo su gran chance. Van der Vaart se encntró en una inmejorable posición para anotar el segundo, pero la figura de Muslera se interpuso y el arquero sacó un apelota impresionante, en el rebote, Robben la mandó muy arriba.

Dos minutos más tarde, Holanda llegó al gol en una jugada que no llevaba demasiado peligro. Sneijder recibió la pelota afuera del área, sobre el borde izquierdo, remató y su disparó se encontró con un rebote en el camino que descolocó a Muslera para poner el 2-1. En el camino, Robin Van Persie, en posición adelantada impidió la visión del arquero, por lo que la jugada tendría que haber sido anulada.

El gol dilapidó la esperanza charrúa y terminó de apagar la llama de la esperanza, porque a los 27, Robben recibió un centro de Sneijder y con un cabezazo inapelable anotó el 3-1. Injusto, porque si bien Holanda

Con los dos goles de diferencia, Uruguay fue a buscar el descuento. Con pocas ideas e ínfima generación de juego, los charrúas encontraron el 2-3 a un minuto del final, tras la salida de un tiro libre. Maxi Pereira recibió la pelota y con un zurdazo colocado abrió una mínima esperanza.

A los ponchazos, así fueron "Los Celestes", pero no les alcanzaron los embates del final. A pesar de la derrota, Uruguay se fue con la cabeza bien arriba, dejando la bandera de Sudamérica flameando alto en África. Por la entrega, por el sacrificio y por las ganas, Uruguay mereció más, pero se encontró con un equipo compacto, que pegó en los momentos justos y que irá por su primera Copa del Mundo.

Holanda espera en la final, con la tranquilidad de saber que tiene un gran equipo para meterse de una vez por todas en la historia grande de los Mundiales.

Síntesis del partido:
Uruguay:
Fernando Muslera - Maximiliano Pereira, Mauricio Victorino, Diego Godín, Martín Cáceres - Diego Pérez, Egidio Arévalo Ríos, Walter Gargano y Álvaro Pereira - Diego Forlán y Edinson Cavani. DT: Oscar Tabárez.

Holanda: Maarten Stekelenburg - Mathijsen, John Heitinga, Boulahrouz, Giovanni van Bronckhorst (cap) - Mark van Bommel, Demi de Zeeuw - Arjen Robben, Wesley Sneijder, Dirk Kuyt - Robin van Persie. DT: Bert van Marwijk.

Gol: 17' PT van Bronckhorst (H); 40' PT Forlán (U); 25' ST Sneijder (H); 27' ST Robben (H); 45' ST M. Pereira (U)

Amonestados:
21' PT Maximiliano Pereira, 28'PT Martín Cáceres (U), 28'ST Sneijder (H), 33’ ST Boulahrouz (H), 45' ST van Bommel

Cambios: Rafael Van der Vaart por de Zeeuw (H); 34' ST Abreu por A. Pereira (U); 38' ST Sebastián Fernández por Forlán (U), 44' ST Eljero Elia (H) por Robben.

Árbitro: Ravshan Irmatov (UZB) - Estadio: Green Point (Ciudad del Cabo)

Comentá