Infobaemartes 15 de junio 2010

Cómo prepararse para correr y evitar lesiones

Para muchos, los meses de frío son ideales para ponerse a punto para el verano. Y correr suele ser la disciplina elegida para incrementar el ejercicio aeróbico. Un preparador físico explicó a Infobae.com cómo se debe comenzar el entrenamiento

Sin dudas, correr es el ejercicio por excelencia para quien desee bajar de peso, incrementar la capacidad aeróbica y, por qué no, "despejar" la mente. Pero comenzar a practicarlo implica algo más que calzarse un buen par de zapatillas y salir al trote.

Para saber los pasos a seguir a la hora de decidir empezar a correr, Infobae.com consultó al profesor nacional de educación física y preparador físico Carlos Ferrari, quien habló de la importancia de consultar al médico antes de comenzar la práctica.

¿Qué tipo de preparación debe tener una persona que quiere empezar a correr?
Antes de empezar a hablar de preparación, primero debemos realizar un chequeo médico que nos permita saber si la persona está apta para iniciar la actividad física.

El chequeo deberá incluir análisis de sangre, ergometría y radiografías de tórax y rodillas, en este caso, que la actividad a realizar es correr.

En cuanto al entrenamiento, el interesado primero deberá concurrir a un gimnasio de dos a tres veces por semana, y comenzar una rutina de acondicionamiento general con énfasis en el incremento de la fuerza en miembros inferiores y flexibilidad.

También es importante tener en cuenta una buena alimentación y una buena rehidratación.

¿Cuáles son los pasos a seguir? ¿La persona tiene que ponerse metas?
Primero, metas posibles y realizables de acuerdo al nivel de forma en el que se encuentra al comenzar la actividad. Sería ideal empezar alternando caminar y correr a una intensidad en la carrera (sobre todo) que permita hacer el mayor tiempo posible antes de sentir una falta de oxígeno pronunciada o ahogo.

¿Se puede empezar a cualquier edad?
Sí, pero todo va a depender del apto médico y de los antecedentes de actividad física y deportiva realizada.

¿Hay personas que no pueden correr?
No pueden correr, por más reiterativo que parezca, aquellas personas que no tengan su correspondiente apto médico; y todas aquellas, que más allá de estar aptas para empezar, tengan problemas de obesidad y lesiones articulares, como hernia de disco, lesiones en miembros inferiores como fisuras, esguinces, roturas de ligamentos, etc.

¿Qué hay de cierto acerca de los problemas de rodillas que este ejercicio trae?
Son muy reales pues hay varios factores que inciden para provocar un desgaste articular, a saber: la superficie en donde se corre, la intensidad a la que se corre, excesivo volumen de entrenamiento, excesiva cantidad de competencias realizadas durante el año, mala preparación en la fuerza muscular de los miembros inferiores, y la falta de desinflamación articular después de correr. (siempre debe colocarse hielo en rodillas y tobillos luego del ejercicio).

¿Cuál es la superficie ideal para correr?
No hay superficie ideal para correr, todo va a depender de qué objetivos o metas se estén buscando.

Por ejemplo, si la meta es correr alguna maratón y recién la persona comienza a entrenar (sin importar los kilómetros) lo ideal es primero correr en cinta e ir intercalando algún entrenamiento en asfalto.

Si se corre después de haber sufrido una lesión articular lo ideal es primero cinta, luego césped y por último asfalto.

En cambio si el nivel del corredor es excelente, lo ideal es que gran parte de su entrenamiento sea sobre la superficie donde va a competir.

¿Hay alguna ropa y calzado indicado?
Sí, hay gran variedad de marcas de ropa y calzado disponible en el mercado.

Pero considero de vital importancia la selección de un buen calzado por sobre la elección de la ropa que debemos usar, puesto a que esto será bastante importante en lo que respecta a evitar lesiones y tener comodidad a la hora de entrenar y competir.