Sociedadmartes 01 de junio 2010

Mujeres solas a los 40, ¿karma o elección?

Por priorizar su desarrollo profesional o laboral, cada vez son más las mujeres que deciden estar solas, o mejor dicho, no tener una pareja "formal". Una especialista dijo a Infobae.com que "tener pareja es un objetivo, que, como cualquier otro depende de cada uno alcanzarlo"

Crédito:
Hay mujeres a quienes la soledad les "pesa". Y más aún a medida que pasan los años. Si bien no se trata de una problemática netamente femenina, suele asociarse este tema al sexo femenino porque los hombres toman su "soltería" de una manera más tranquila y relajada.

Para saber cuánto influye la suerte, la predisposición, o sencillamente el hecho de dedicar la vida a la profesión -y en qué medida es el reloj biológico el que en un momento "apura" la búsqueda de pareja- Infobae.com consultó a la licenciada Florencia Torzillo Álvarez (MN 30624).

Bajo la premisa de que la decisión de estar en pareja siempre está en uno, la profesional del Instituto de Psicología Argentino (Inepa) aseguró que "no encontrarla (a la pareja) refleja una dificultad".

La soledad, ¿es una cuestión personal o una presión social?
Es común escuchar, tanto a los hombres como a las mujeres, lo difícil que es encontrar pareja. Existen muchos mitos y prejuicios sociales respecto a la vida sin pareja que empeoran aun más la situación. En nuestra sociedad se toma como curso natural de la vida, crecer, tener una pareja y formar una familia y el vivir solo por mucho tiempo, es visto como sinónimo de fracaso.

Muchas personas disfrutan de su soledad pero sienten en el fondo que "deberían estar en pareja", como si de pronto escucharan en su interior un mandato social que los hiciera sentir incorrectos por tener 40 años y aún no formalizado ninguna relación o pasar mucho tiempo sin ella. En el caso de las mujeres la presión es mayor.

¿Y vos para cuando?...¿Nunca un novio/a?...Vas a quedar solterona si seguís así...Sos demasiado/a exigente. Estos mandatos sociales muchas veces hacen que las personas sientan una gran presión y confundan sus deseos con las imposiciones sociales: muchas veces, es la mirada del otro la que nos define, y son los otros, los que nos retribuyen y atribuyen, con sus criterios y valores, cargados de deseos e intenciones.

La soledad no siempre es negativa y cada vez más gente elige vivir sola, más bien es vista como un problema en la medida en que se viva como una carencia.

Por otro lado, están aquellos que desean profundamente enamorarse, casarse y tener hijos y luego de muchos intentos frustrados, presentación y salidas sienten que nunca lo van a lograr, se sienten frustrados.

Es importante cumplir nuestros propios proyectos de vida en función a nuestros deseos. Si la vida en pareja es una de nuestras metas, es bueno proponernos cumplirla.

¿Hay mujeres solas a los 40 por elección?
Cada vez más son las mujeres que eligen no tener pareja o al menos no formalizar con ninguna.

La proporción de mujeres que eligen estar solas va creciendo, y esto lejos de ser una situación alarmante, se está convirtiendo en una opción que cada día atrae a más mujeres.

Generalmente aquellas que deciden vivir solas tienen un nivel social y económico alto, vuelcan la mayor parte de sus energías al éxito profesional/empresarial, se encuentran más centradas en sí mismas y en sus deseos. Frecuentemente les interesa tener una pareja ocasional.

Esto lejos de ser negativo, es tan válido como el deseo de la familia tradicional.

Las que no lo elijen, ¿cómo viven esa soledad?
Están las que se encuentran solas porque se separaron de sus parejas o porque no encontraron al hombre adecuado
, sienten una profunda desilusión, tristeza, negación y/o alegría ficticia, rencor; rabia y envidia (hacia las que lo lograron) pero principalmente el no saber cómo lograr ese objetivo tan anhelado les provoca mucha ansiedad y frustración. Es que aún existen muchas mujeres que no conciben la vida sin el amor de un hombre y no pasa el día en que se lamenten de no tener uno a su lado.

Están las que prefieren estar solas por temor a repetir relaciones tóxicas. Otras, por tener un umbral más elevado de exigencias para decidirse a resignar su soledad.

Hay solas por cuestiones de carácter o personalidad, que les cuesta vivir en pareja, y al revés, mujeres que les cuesta vivir en soledad. Las mujeres que desean tener una pareja y no logran conseguirla a medida que van pasando los años lo viven con mayor angustia, sobre todo, aquellas que desean ser madres.

A medida que el tiempo pasa los fantasmas y los miedos se van haciendo cada vez más grandes.

Pero yo me preguntaría: ¿las cosas que nos suceden en la vida son por suerte o porque nos propusimos un objetivo e hicimos todo para que este se cumpla?

Es importante remarcar que tener una pareja es un objetivo como cualquier otro que nos proponemos en la vida, como conseguir trabajo.

Muchas personas sienten que es una cuestión de azar o suerte del destino, y que aun no fueron "las elegidas".

¿Qué ocurre cuando el principal obstáculo se encuentra en nosotros mismos? ¿Qué hice y que no hice para impedir que llegue esa persona?

¿Qué rol juega la postergación de la maternidad?
La maternidad juega un rol importantísimo en la angustia de las mujeres al no conseguir pareja.

Muchas te dicen: "yo no sé si quiero ahora tener pareja pero quisiera asegurarme que en unos años la voy a tener y no correr el riesgo de no poder ser madre".

El auge en el último tiempo de los tratamientos de fertilidad, permitió a las mujeres extender su periodo fértil unos cuantos años. Es por eso por que en la actualidad muchas optan por preservar sus óvulos en instituciones dedicadas a este fin. Otras al terminar sus periodos fértiles deciden adoptar e incluso muchas sin pareja.

¿Qué ocurre con los hombres, la soledad y la edad?
Existe la creencia de que el mundo está lleno de mujeres solteras y de hombres en pareja, y esto no es tan así. Hay hombres solos deseosos de formar una pareja, lo que ocurre es que toman su "soltería" de una manera más tranquila y relajada a la espera de la mujer que les guste.

Los hombres pareciera que tienen muchos más "permisos sociales" para estar solos y disfrutar de la soltería que las mujeres. Esto no quiere decir que no sufran su soledad, pero quizá lo hacen de una manera diferente.

Al tener un periodo fértil mucho más extenso que las mujeres, la formación de la familia no es una presión para ellos, si bien lo es, el quedarse excluido de los grupos de amigos que ya formaron pareja y familia. Son felicitados muchas veces por éstos, pero paralelamente son excluidos o se autoexcluyen, hartos de las conversaciones de niños.

¿Cómo ven los hombres a las mujeres solas de más de 40?
La preocupación de la mujer es siempre pensar qué piensa el hombre. Sin pensar que esta preocupación es más femenina que masculina.

Actualmente hay muchos hombres jóvenes que salen con mujeres más grandes y viceversa, hay muchos hombres grandes con mujeres jóvenes. Pareciera que el ideal de juventud eterna sostenido en nuestra sociedad se consigue a través del compañero/a más joven elegido.

¿Quien así lo desee, cómo puede dejar de estar solo? ¿Cuáles son los ámbitos en los que una persona de esa edad puede conseguir pareja?
Si uno quiere dejar de estar solo y a lo largo de su vida experimentó dificultades para lograrlo, es importante que uno tome conciencia y se observe para descubrir qué le está pasando, qué es lo que le impide llegar a su objetivo.

El común denominador de varias situaciones que nos suceden en la vida marca que somos nosotros mismos, muchas veces, los que anticipamos el fracaso y en consecuencia, contribuimos a generarlo.

En nuestra sociedad de características posmodernas, las personas tienden a establecer vínculos superficiales, carentes de intimidad, por lo tanto superfluos y descartables rápidamente.

Muchas veces las personas que se encuentran en esta situación es debido a miedos a crecer o extensión de la adolescencia y de esta forma no consiguen pareja porque el conseguirla significaría pasar de etapa de la vida.

También existen los enamoradizos que necesitan estar todo el tiempo en periodo de conquista, el placer pasa cuando al otro no lo tengo así puedo "conquistarlo".

Algunas personas de baja autoestima insisten en lo "perdido", entonces sienten que si esa persona los acepta nuevamente es como si les devolviera el poder y la confianza, por ende quedan atrapados durante largos periodos en la "reconquista".

Muchas de estas situaciones se generan por experiencias negativas a lo largo de nuestra vida o por situaciones estructurales de nuestra personalidad.

Estas y otras más dificultan lograr tener una pareja estable con quien plantearnos proyectos y sentirnos bien.

Al parecer, el panorama no es tan desalentador y se trata de intentar algunas salidas. Las verdades siempre están dentro de nosotros.

Un buen comienzo sería, por ejemplo, pensar qué estamos haciendo para revertir la soledad. El protagonismo que tenemos en nuestras propias vidas es innegable y, por eso, no siempre el destino es completamente responsable de todo lo que nos sucede.

Por eso el estar solo como cualquier otra situación que nos sucede en la vida y que no nos gusta se puede modificar.

¿Cómo? Planteándonos que esto de tener una pareja es un objetivo, como cualquier otro y depende de uno el poder alcanzarlo. Es cuestión de aprender, reaprender o modificar aquellas conductas que nos alejan de nuestro objetivo.

En muchos ámbitos uno puede conocer una pareja, realizar nuevas actividades como cursos, talleres de formación, deportes grupales, viajes…. cualquier ámbito puede serlo, lo importante es descubrir aquello que estamos haciendo para no lograrlo.