Saludablemiércoles 06 de enero 2010

La inseguridad es la responsable de los proyectos no logrados

Madres absorbentes, marginación social y sobreprotección familiar son algunos de los causantes de falta de confianza en muchas personas. Cómo revertir ese proceso y llevar a cabo los objetivos

Crédito:
Hay personas a quienes la falta de confianza en sí mismas les impide relacionarse con normalidad o llevar a cabo sus proyectos.

La edición de enero de Psicología Positiva publicó cuáles son las principales causas de inseguridad personal para que sean fácilmente identificables y reversibles.

* Una madre muy absorbente
Muchas personas, aún adultas, necesitan la aprobación de terceros para validar sus opiniones. Suele tratarse de niños inseguros y dependientes.

Un pensamiento que funcionará para fortalecer la autosuficiencia en estos casos es: "Nadie es más capaz que yo para determinar mi camino".

* Sobreprotección familiar
Los padres, como cabeza de familia, suelen sobreproteger a los hijos. Ese cariño mal encausado hace que los niños no desarrollen una personalidad sólida y es probable que al crecer no puedan construir un proyecto independiente.

La clave es lograr diferenciarse de los padres y ejercitar la capacidad para actuar libremente.

* Castigos desmesurados
Una sensación que suele darse es la de niños que, por haber sido amenazados con castigos, temen equivocarse. Así es que no se animan a decidir nada por miedo a ser reprobados.

"Ser mejor persona no tiene que ver con hacer todo bien" será la frase a internalizar por quienes sientan esto.

* La indiferencia
Devalúa la relación de confianza que todo niño debe tener; inhibe su capacidad de desarrollarse en el mundo. Así, crecerá inseguro, disculpándose por todo.

Valorarse como persona y quererse por lo que cada uno es, será elemental para superarlo.

* La marginación social
Ya sea por condición física, sexual o psicológica, muchas personas no logran valorarse a causa de esto. Asumen que son menos que los demás y, sobre ese preconcepto, construyen su vida.

Nunca nadie debe avergonzarse de su forma de ser. Si alguien se quiere y respeta, más fácil será que lo hagan los demás.