Políticajueves 17 de diciembre 2009

Desplazaron a un jefe de la Policía Bonaerense, luego de las denuncias del ministro de Seguridad provincial

Se trata de Marcelo Andrade, quien estaba al frente de la DDI de Mercedes y había sido jefe de Dirección de Prevención del Delito contra la Propiedad Automotor bonaerense. Carlos Stornelli había dicho que los homicidios de mujeres en intentos de robo de autos cometidos en el último mes "podrían haber sido instigados por personal policial" con el objetivo desestabilizar al gobierno de Scioli

Crédito: Nicolás Stulberg
El jefe de la Dirección de Prevención del Delito contra la Propiedad Automotor bonaerense hasta que comenzó la seguidilla de crímenes de mujeres en robos de autos, hechos que según denunció el ministro de Seguridad, Carlos Stornelli, habrían sido parte de un plan para desestabilizar al gobierno bonaerense, fue relevado de su cargo.

Se trata del comisario Marcelo Andrade, quien estuvo a cargo de esa división de la policía provincial desde fines de marzo hasta el 16 de noviembre y desde la semana pasada estaba al frente de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Mercedes. El desplazamiento fue confirmado por el propio jefe de la Policía Bonaerense, comisario general Juan Carlos Paggi, quien dijo que "el comisario (Andrade) ha sido relevado de su cargo".

Según la denuncia presentada el lunes último por Stornelli ante el fiscal platense Marcelo Romero, los tres homicidios de mujeres en intentos de robo de autos cometidos en el último mes en el conurbano "podrían haber sido instigados por personal policial en actividad, en retiro o exonerados" con el "objetivo desestabilizar" al gobierno de Daniel Scioli.

Los hechos a los que se refirió el ministro son los crímenes de la arquitecta Renata Toscano (43), en Wilde; de la docente Sandra Almirón (37), en Derqui; y de la bioquímica Ana María Castro (54), en Lanús, asesinadas por delincuentes jóvenes que las asaltaron cuando estaban a bordo de sus autos y les dispararon a quemarropa.

En la presentación, se precisa que el modus operandi sería "el reclutamiento de menores y mayores de edad en asentamientos de emergencia a contraprestación dineraria" para que perpetren esos hechos violentos.

El fiscal Romero visitó el Ministerio de Seguridad en La Plata para recopilar documentación útil para la causa y en los próximos días podría citar a la cúpula de la policía bonaerense para declarar. Si bien el fiscal planeaba tomarle ayer declaración al Stornelli para que ampliara su denuncia, por problemas de agenda del ministro el trámite se pospuso para los próximos días.

Según consta en la denuncia, la seguidilla de crímenes comenzó cuando Stornelli adoptó medidas en la Dirección de Prevención del Delito contra la Propiedad Automotor, que agrupa a las plantas de verificación de vehículos, lo cual "habría cercenado ciertos negocios espurios que podrían haberse estado llevando a cabo".

Andrade fue desplazado al frente de esa división el 16 de noviembre y justamente al día siguiente fue cometido el crimen de Toscano en Wilde, el día 25 fue el Almirón en Derqui y el 6 de diciembre el de Castro en Lanús.

La decisión de separarlo de su actual cargo en la DDI de Mercedes sorprendió al propio Andrade, quien hasta el martes estuvo trabajando e, incluso, dio una conferencia de prensa por la detención de dos sospechosos en el crimen de un pasajero que intentó defender de un asaltante a un colectivero en Moreno.

Sobre la denuncia, Stornelli aseguró que los policías que están fuera de la ley son sus "peores enemigos" y sin mencionar a Andrade el ministro señaló que "puede haber una relación" entre el desplazamiento que hizo en noviembre de la cúpula que investigaba el robo automotor y los crímenes de las tres mujeres. "Yo me considero un amigo de la policía, pero no soy encubridor de nadie. Si los delincuentes son policías, hay que sacarlos de la policía", remarcó en diálogo con Radio 10.