Infobaemartes 10 de noviembre 2009

Cuánto costará veranear en la Costa

Es una temporada prometedora y las consultas por alquileres crecen a diario. Las inmobiliarias juran que mantendrán los precios pero se estima que habrá aumentos a medida que se acerque el verano

Crédito:
Desde hace varios años las playas de la Argentina pasaron a ser también las favoritas de los argentinos. Atrás quedó el “uno a uno” en el que gran parte de los locales veraneaban en las turquesas aguas del exterior.

La pérdida de valor del peso respecto del dólar y del euro volvió a poblar las playas de la Costa Atlántica y los hoteles y departamentos de todas las categorías se llenan año a año anunciando un “récord de visitantes”.

Al parecer, la temporada 2009/2010 no será la excepción. A pesar de que los precios pueden variar un poco en las próximas semanas, nunca está de más un “pantallazo” para ir buscando la alternativa más adecuada para el bolsillo.

Si bien los operadores turísticos de la Costa Atlántica prevén una suba "de entre 8 y 10%", Infobae.com hizo un relevamiento por las principales ciudades de la Costa Atlántica para conocer los precios reales que manejan inmobiliarias, restaurantes, balnearios y paradores.

En Mar del Plata, destino preferido por grandes y chicos por su variada oferta, los operadores inmobiliarios juran y perjuran que harán lo imposible por mantener los precios del año pasado para evitar repetir la paupérrima estadística del 2009.

Con la estrategia de mantener los precios pretenden lograr más ocupación: un departamento de dos ambientes en la zona céntrica costará unos 2.000 pesos en la primera quincena de enero mientras que aumentará 400 pesos la segunda quincena.

Como suele suceder, en febrero las cosas cambian y un inmueble para una familia tipo frente al mar saldrá mil ochocientos pesos y puede resultar aún más económico en el mes de diciembre.

Las carpas también sufrieron aumentos en sus costos de 13 por ciento aproximadamente, comparado con el año anterior. Si bien su valor varía según la zona del balneario y los servicios que éstos brindan, la carpa costará por temporada desde 3.200 pesos y las sombrillas, desde 2.400 pesos.

Los precios de las comidas son los que menos sufrirán variaciones. Manolo, uno de los restaurantes más conocidos de Mar del Plata que nació como churrería, pretende mantener sus precios bajos.

En los últimos meses los valores estuvieron estables: una milanesa completa con papas fritas para compartir cuesta 26 pesos, un sándwich ronda los 7 y la docena de churros, los más conocidos de la Costa Atlántica, doce pesos.

Actualmente los pasajes en micro a Mar del Plata cuestan unos $190, ida y vuelta. Si bien hasta ahora no se registraron modificaciones, los pasajes de colectivo de larga distancia podrían sufrir un diez por ciento de aumento a partir de diciembre.

Los que viajen en auto no se salvarán tampoco: está previsto que los peajes también aumenten hasta un 20%, y todo parece indicar sería antes del próximo verano.

Otro destino que apunta a la franja familiar es Miramar, más conocida como la Ciudad de los Niños, un departamento dos ambientes frente al mar cuesta por mes entre cuatro mil y cinco mil pesos. Por uno de tres ambientes habrá que desembolsar alrededor de ocho mil.

Como es de esperarse, a medida que el inmueble se aleja de la playa las cosas van cambiando. Una casa o chalet en el centro puede llegar a costar $ 7.000 en enero y 4.500 en febrero.

Desde la inmobiliaria Mercier destacaron que se están manteniendo los mismos valores o precios muy similares a los del año pasado: “Somos muy optimista, hay mucha expectativa con lo que va a suceder”.

Las carpas y sombrillas siguen siendo un servicio caro: todo el mes de enero el precio oscila entre los 2.600 y los 3.600 pesos, la sombrilla 800 pesos y las cocheras entre 400 y 600 pesos.

En Pinamar un departamento ubicado a seis cuadras de la playa y siete del centro para una familia tipo durante el mes de enero costará entre 7.000 y 10.000 pesos. Mientras que la quincena rondará los 4.000 pesos, dependiendo de si se opta por la primera o la segunda, que es algo más económica. En el mes de febrero la tarifa se reduce un 30% del total.

Con respecto a las casas, una “sencilla” de tres ambientes ubicada en la zona norte, un área residencial, a 400 metros del mar, cuesta unos 15.000 pesos alquilarla durante el mes de enero. A medida que uno se acerca a la Frontera, los predios van en alza y las viviendas se vuelven más importantes.

“Las reservas en está época suelen ser de quienes alquilan casas grandes y que vienen por el mes completo. Se anticipan para elegir con más variedad. Cuando se alquila por quincena se busca más sobre la fecha”, explicaron desde una inmobiliaria de Pinamar.

En lo que respecta al alquiler de carpas, en un balneario estándar, la primera quincena y la segunda del mes de enero costará unos 1.900 pesos mientras que el mes completo rondará los 3.500 pesos.

Según detallaron en el lugar, donde se pidió que no se mencione el nombre del parador, los precios sufrirán un “pequeño aumento” con respecto a otros años.

A la hora de comer en el balneario, los precios rondarán entre 30 y 40 pesos por persona dependiendo de que se pidan platos para compartir o más bien abundantes.

En tanto, cenar en un tradicional restaurante pinamarense como el Viejo Lobo costará unos cincuenta pesos por persona. Un plato de rabas vale unos 28 pesos y una paella para compartir entre dos personas unos 80 pesos. 

En Villa Gesell Desde la secretaria de Turismo de Villa Gesell se estima que de diciembre a marzo el ingreso de visitantes alcance al 1.100.000 aproximadamente.

Al igual que en el resto de los balnearios, se intentó mantener la misma política para no incrementar los precios pero finalmente se presentaron subas de entre el 5% y el 10% en el precio del alquiler de departamentos debido a un importante aumento en las expensas.

Alejandra, de la inmobiliaria Haus, detalló que para todo el mes de enero, un departamento de un ambiente para 3 o 4 personas están los más sencillos que parten de los 1.300 pesos hasta los más completos en 4.500, “con comodidades de casi un dos ambientes”.

En lo que respecta al alquiler de carpas y sombrillas, el balneario Manos, que desde hace 30 años está en Villa Gesell, las renta durante el mes de enero completo a 3.350 y 2.200 pesos respectivamente.

En febrero, la carpa se reduce a 2.250 y las sombrillas a 1.700 pesos. Comer en el balneario, varía acorde a los menúes que elija cada persona pero parte de los $25.

Cuánto cuesta ser VIP
Ser turista en los balnearios más exclusivos también tiene su precio. En La Feliz se encuentran en Playa Grande o en las playas del sur y alquilar un pequeño espacio de sombra puede salir incluso más caro que rentar una casa.

En uno de los top, preferido por la alta sociedad porteña, la carpa por temporada cuesta casi seis mil pesos mientras que la sombrilla, que ofrece un espacio más reducido, $4.600. Quienes alquilen sólo por el mes de enero deberán desembolsar $4.700 por la carpa y $3.500 por la sombrilla.

“Es mejor que se decidan ahora porque a medida que pasa el tiempo vamos a seguir aumentando. Esto es así. Por ahora no está todo alquilado pero somos muy positivos con esta temporada”, manifestó una fuente de uno de los paradores VIP.

Quienes viajan por unos días y quieren una estadía de luxe se hospedan en los hoteles Costa Galana, Sheraton o Hermitage. Una habitación estándar pasa los mil pesos mientras que la que cuenta con hidromasaje sale más de $1.500.

En Cariló, unas de los balnearios más coquetos de la Costa Atlántica, una de las propuesta de lujo es el hotel Carilo Village. Para este verano, se ofrece una promoción de cupos limitados para dos personas de una semana en enero de 2010 con spa y pensión completa a $3.185 cada uno.

El lugar cuenta con dos piscinas climatizadas, gimnasio, salón de juegos para niños, club house, pileta de verano y actividades recreativas para los más pequeños.

Comentá