Deporteslunes 31 de agosto 2009

La tarde en que la barra de Chacarita se adueñó del barrio de Núñez

En Avenida del Libertador, y antes de que comenzara el encuentro frente a River, asaltó a la gente que paseaba por la zona. Celulares, zapatillas y hasta pantalones formaron parte del botín

Crédito: Nicolás Stulberg
Pese a la presencia de 750 policías como parte del operativo policial de prevención para River-Chacarita, la barra brava de estos últimos asaltó a la gente que paseaba por la zona de la cancha, intercambió proyectiles con sus pares de River y se enfrentó a los uniformados.

Demasiado para una tarde en la que por media hora los barras parecieron moverse en un zona liberada.

"Minutos de descontrol en los que pudimos ver a chicos llorando y a familias escondidas en algunos garajes, pues buscaban escapar de la violencia", se lee en la edición de hoy del diario Crónica en la que se da cuenta del accionar de los vándalos bajo el título "Volvió la hinchada del Funebrero y dejó su sello".

Los incidentes los comenzaron los barras del conjunto de San Martín que llegaban a la cancha de River por Avenida Del Libertador.

Lo primero que hicieron fue asaltar a quienes paseaban por la zona. Robaron teléfonos celulares y ropas. A alguna gente la obligaron a entregar hasta los pantalones.

Por esos minutos fue que se produjeron además incidentes con los hinchas de River que se bajaban del tren.

El caos fue tan grande que tuvo que bajar en plena Avenida Del Libertador un helicóptero de la Policía, además de contar con la presencia de un carro hidrante.

Los choques entre las hinchadas de ambos clubes se repitieron en otras esquinas de la misma zona.

Como saldo de los incidentes se registraron oficialmente 76 detenidos por atentado y resistencia a la autoridad, y siete detenciones de personas que tenían drogas en su poder.

Se les hicieron contravenciones a 15 cuidacoches y a cinco revendedores de entradas.

Un policía debió ser trasladado al Hospital Churruca para reponerse de las heridas sufridas como consecuencia del violento cruce de hinchadas.

Comentá