162
162
 Télam 162
Télam 162

"Desde hace muchos años, insistimos en que el violador es reincidente entre un 95% y un 98% de los casos. Lo vemos muy a menudo?, señaló el profesional en diálogo con Radio 10 a raíz del resonante ataque sexual seguido de asesinato que ayer un pervertido provocó a una joven vecina de 19 años en el barrio porteño de Caballito.

"Vemos que los violadores han sido condenados o procesados. En otros países se ha avanzado mucho en esta temática y tienen una legislación mucho más severa. En Inglaterra, por ejemplo, hay un seguimiento satelital que los violadores que quedan en libertad tras cumplir la condena para tener control permanente. En la Argentina estamos en pañales en esta cuestión?, denunció el psiquiatra.

El médico forense aseguró que el violador "es plenamente imputable, porque puede decidir no hacerlo, pero lo hace igualmente". No obstante, consideró que "son irrecuperables", ya que recordó que "no hay terapia que permite insertarlos en la sociedad, porque que tarde o temprano vuelven a delinquir".

El médico forense también explicó cémo es el peligroso modo de actuar de los psicópatas sexuales: "Eligen a sus víctimas. Son depredadores o cazadores que están al acecho de la presa hasta que encuentran el momento vulnerable y actúan. Este tipo de delincuentes no sale al voleo, a ver qué encuentra2.

Con relación al caso en Caballito, Maldonado recordó que el agresor "vivía en el mismo edificio de la víctima, por lo que no es una norma que busquen víctimas que no los puede reconocer". Sobre este caso, señaló además que ?quizás la muchacha reaccionó de una forma más o menos violenta, lo cual llevó al violador a tener que ejecutarla virtualmente. Es que cuando hay resistencia a veces cometen homicidios para ocultar el delito de violación?, explicó luego.

Finalmente, el psiquiatra describió cómo es la denominada "personalidad psicopática". Así indicó que éstos sujetos padecen un "desorden de la personalidad, sádicos, perversos, gozan con el sufrimiento ajeno y no tienen remordimiento ni culpa. Suelen tener una segunda vida y se mimetizan con la sociedad con gran facilidad".