Saludablemiércoles 08 de abril 2009

Vacunarse contra la gripe, para disminuir los riesgos en el invierno

En el período de mayo a agosto hay un aumento de las infecciones respiratorias. La infección por el virus influenza es una de las más frecuentes, por lo que aconsejan inmunizarse antes de la llegada del frío

Crédito:
Vacunarse contra la gripe antes del invierno evita la propagación del virus y protege a los grupos de riesgo.

Por año, la gripe afecta entre un 5% y un 20% de la población, según datos del Ministerio de Salud de la Nación. En nuestro país, los casos suelen detectarse a partir de junio y causan unas 20 mil internaciones y cerca de 3.500 muertes anuales.

Para evitar el progreso de esta enfermedad, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la vacuna antigripal que logra proteger de la infección y evita el contagio. El momento adecuado para vacunarse contra la gripe es durante los meses de marzo y abril, dado que se requieren aproximadamente dos semanas para generar los anticuerpos necesarios para estar protegidos antes del inicio de la época de mayor circulación del virus. (mayo, junio, y julio).

Grupos de riesgo
La gripe puede generar con frecuencia una descompensación de los cuadros de base en personas con enfermedades. Las personas con alto riesgo de complicaciones por el contagio de gripe son:

• Adultos entre 50-65 años: aproximadamente el 30% de ellos presentan enfermedades de base (diabetes, asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, enfermedades cardíacas, inmunológicas, etc.)
• Personas de todas las edades con enfermedades crónicas como diabetes, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, asma, enfermedades cardíacas, enfermedades inmunológicas.
• Niños de 6-23 meses, debido a un mayor riesgo de hospitalización en caso de complicaciones.
• Residentes de instituciones de cuidados prolongados (hospitales, hogares, geriátricos).

Las personas que pueden transmitir la gripe a otras con alto riesgo:
• Todos los trabajadores de la salud.
• Docentes.
• Convivientes de personas del grupo con alto riesgo.
• Personas que trabajen en servicios públicos esenciales (bomberos, policía etc.)

El desconocimiento acerca de la relación entre la enfermedad y estas complicaciones, las creencias erróneas sobre la eficacia de vacunas contra la gripe, y la desinformación acerca de cómo puede prevenirse esta enfermedad, influyen en las bajas tasas de vacunación y por ende en los altos índices de contagio.

La vacunación antigripal tanto de adultos como niños, es esencial para proteger a los grupos en riesgo, reducir las probabilidades de padecer complicaciones y disminuir las internaciones.

La eficacia de la vacuna en la prevención y reducción de los casos de gripe es del 70% al 90%. La vacuna inactivada ha demostrado que otorga beneficios en otras situaciones como: reducción de las internaciones por cualquier enfermedad respiratoria (cerca del 40%) y disminución de las internaciones por insuficiencia cardíaca (cerca del 30%).

La desinformación en cuanto a los efectos de la vacunación impulsa la difusión de mitos como “me vacuné e igualmente contraje la enfermedad”. Estas creencias resultan en bajos índices de vacunación y en el aumento de la incidencia de la enfermedad. “Es usual que en las consultas los pacientes expresen que se han contagiado gripe al aplicarse la vacuna. Esto no es correcto ya que con la vacunación se administra un microorganismo o virus muerto (inactivo- no infeccioso), un producto modificado que induce una respuesta del sistema inmunológico que reconoce al virus extraño y genera defensas pero que de ninguna manera permite el desarrollo de la enfermedad”, sostuvo Pablo Bonvehí Jefe de Infectología del CEMIC y miembro de la Comisión de vacunas de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI).

La gripe
La gripe es una de las infecciones más frecuentes con síntomas persistentes tales como fiebre alta, cefalea, dolor de garganta, dolores musculares, tos seca y congestión conjuntival. Dentro de sus complicaciones se encuentran: otitis media aguda, sinusitis, laringitis, neumonía.

Es causada por el virus influenza. Este tiene la capacidad de cambiar (mutar) constantemente sus características, lo que permite que un mismo individuo sufra varias gripes a lo largo de su vida. Debido a estas mutaciones y a la rápida diseminación de la enfermedad, una característica importante de la gripe la constituyen las pandemias y epidemias.

El virus se propaga a través de gotitas liberadas al ambiente al toser y al estornudar. En la mayoría de los casos el contagio ocurre de persona a persona. Sin embargo, en ocasiones, es posible que una persona se infecte al tocar algo que contiene el virus y tocarse luego la boca o la nariz. Los adultos pueden infectar a otras personas entre un día antes de que se presenten los síntomas hasta una semana después de contraer la enfermedad. Los niños pueden contagiar por períodos más prolongados.

Sobre la vacuna
Fluarix ® es una Vacuna Antigripal fraccionada y purificada a partir de huevos embrionados y libre de timerosal.

Es elaborada siguiendo estrictamente las recomendaciones de OMS acerca de las cepas para nuestro hemisferio (Sur) para la temporada invernal 2009.

Fluarix® debe ser administrada antes de comenzar la temporada de Gripe.

El nivel de protección de anticuerpos alcanza su pico máximo luego de aproximadamente dos semanas y perdura por 6-12 meses.