Infobaemiércoles 21 de enero 2009

Los argentinos coparon las playas chilenas

Reñaca y La Serena son los balnearios favoritos. La cifra de turistas argentinos es un 30% mayor a la de temporada pasada gracias a las favorables condiciones de cambio

Crédito:
Bebiendo mate, jugando cartas o paletas, los turistas argentinos colman por estos días las playas de la costa central de Chile, en especial los balnearios de Reñaca y La Serena, donde están de vuelta en gloria y majestad, atraídos por las mejores condiciones cambiarias después de varias temporadas de una menor afluencia.

En los sectores 4 y 5 de la playa de Reñaca -donde tradicionalmente se juntan los turistas más jóvenes- cuesta encontrar chilenos. La mayoría son argentinos que vienen de las ciudades de Mendoza y San Juan, las más cercanas a Chile.

Son fácilmente reconocibles: la mayoría bebe mate y carga sus tradicionales termos con agua caliente. Algunos usan la tradicional camiseta albiceleste de su selección o de equipos como River Plate o Boca Juniors, mientras que las mujeres resaltan por lo cuidado de sus cuerpos y sus pequeños trajes de baños.

"En el sector cuatro hay como un 90% de argentinos, y en el cinco yo diría que un 100%. Son todos argentinos", cuenta a AFP el salvavidas de Reñaca, Cristian Garrido.

Los argentinos comenzaron a arribar a Chile a fines de diciembre y permanecen generalmente todo enero. Luego viene el recambio de turistas locales, que mayoritariamente veranean en febrero.

Según el Servicio Nacional de Turismo (Sernatur), unos 300 mil argentinos visitarán Chile en este verano sobre un total de 750 mil turistas extranjeros que se espera arriben a Chile esta temporada estival.

La cifra de argentinos es un 30% mayor a la de temporada pasada y sólo comparable a la del verano de 2001, cuando casi 350 mil argentinos pasaron sus vacaciones en Chile.

Reñaca, un exclusivo balneario ubicado en Viña de Mar, a unos 400 km de distancia de la argentina Mendoza, es el destino preferido de los argentinos jóvenes, que disfrutan de las actividades diurnas y nocturnas.

Desde algunos años, la playa de La Serena -unos 350 km más al norte- se ha convertido también en un destino de vacaciones para los turistas argentinos, especialmente adultos que desean un poco más de tranquilidad.

"Acabamos de llegar. Hace tiempo que no veníamos y todo está muy lindo", cuenta a AFP Fernanda, una mendocina que viajó a Reñaca junto a su pequeño hijo y una amiga, también con un niño pequeño.

El viaje les tomó unas ocho horas, tres de ellas de espera en los trámites aduaneros en el Paso de Los Libertadores, a punto de colapsar por un tránsito en las últimas semanas tres veces mayor al normal.

En Reñaca se alojan en un departamento ubicado justo al frente de la playa, cuyo valor diario es de unos 120 dólares, la media de los arriendos diarios en esta zona.

Los argentinos son atraídos por la cercanía de los balnearios del Pacífico, pero sobre todo, por las favorables condiciones del cambio, casi un 30% más conveniente que el año anterior en la relación peso/dólar.

Eso les permite gozar de las bondades culinarias de Reñaca y La Serena, con una extensa oferta gastronómica de pescados y mariscos. También comprar algo de ropa y accesorios les resulta más barato que en Argentina.

"Acá todo está un poco más barato, la comida y la ropa. También hay muchos buenos lugares para salir de noche", cuenta Andrea Calvo, otra mendocina que disfruta de las playas de Reñaca. La contracara es lo gélido y lo bravo de las aguas de esta parte de Pacífico, que hace que muy pocos se atrevan a darse un chapuzón.

"Ni loca me meto al mar. Sólo vengo a la playa a tomar el sol y estar con mis amigos, los conozco a todos", agrega Andrea, mientras disfruta de su tarde de sol junto a su inseparable mate.
AFP-NA