Mundojueves 23 de octubre 2008

Salvajes peleas de caballos conmueven al mundo

Estas luchas sangrientas son comunes en los poblados campesinos de Filipinas, a pesar de que el gobierno las prohibió hace diez años. Los animales son obligados a pelear por 45 minutos

Las imágenes, difundidas ayer en la televisión inglesa, muestran lo "mejor" de un festival de tres días que se llevó a cabo en la isla Mindanao, ubicada en el este, informó el periódico The Sun.

Uno de los mecanismos utilizados por los organizadores para volver violentos a los animales son los disparos al aire. Los combates duran aproximadamente 45 minutos, cuando se declara un ganador.

Si bien estas peleas suelen ser muy sangrientas, no llegan a matar a los "luchadores". El más fuerte se impone, pero el vencido es retirado del "ring" antes de resultar dañado seriamente. No obstante, cuando llegan a los corrales ya no tienen posibilidad de volver a las luchas, y muchos de ellos son sacrificados.

El grupo canadiense Network for Animals está luchando para que se termine con este tipo de sanguinarios torneos. "Si los ingleses quieren ayudar a parar estos 'shows', deberían escribir a la embajada filipina en Londres y decirle que dejarán de visitar su país hasta que se tomen medidas al respecto. La pérdida de tanto dinero en turismo podrá ayudar a terminar con este deporte sangriento", aseguró.

Miles de espectadores viajan largas distancias para ver las peleas. Estos eventos constituyen una importante entrada de efectivo para los poblados más pobres del país.

Otro activista, el veterinario Dino Yebron, se presenta regularmente en las peleas para tratar de salvar a la mayor cantidad posible de animales. "Esto es obsceno. Los caballos son entrenados para matar, entrenados para morder y entrenados para patear. Y todo esto a favor de la victoria", señaló.

En tanto, Kerstin Alford, de la sociedad protectora The Blue Cross, explicó: "En estado salvaje, es normal para los caballos pelear por el derecho a comandar una manada. Y la naturaleza sigue su curso cuando un animal 'emerge' y otros son vencidos. En cambio, estas peleas los fuerzan a una situación artificial, donde no tienen la opción de volver atrás y literalmente tienen que luchar por sus vidas".

"Es obvio que estas prácticas inhumanas continuarán, pero no entiendo cómo alguien puede encontrarlas entretenidas", finalizó.