Políticamiércoles 27 de agosto 2008

La Presidente criticó informe del Banco Central de España

"Ademas de no haber pronosticado su propia situación, habla de la falta de seriedad y de responsabilidad sobre dichos que muchas veces deciden inversiones", indicó la mandataria en una grabación difundida por Presidencia

España puso sus ojos sobre la Argentina en un momento donde las relaciones no se encuentran del todo fluídas entre ambos países, a causa del pase de Aerolíneas Argentinas a manos del Estado.

Según un "Mapa sobre la exposición internacional" española que realizó el Banco Central de ese país, la Argentina es parte de un club de países de riesgo para su economía.
 
Cristina Kirchner salió al cruce del informe con datos concretos y contundentes. La Presidente señaló que “por la mañana leía en los diarios el informe del Banco Central de España, acerca de la situación de la Argentina, donde este banco desaconsejaba la inversión en nuestro país. Además de no haber pronosticado su propia situación como país, cuando uno mira el informe del mismo Banco Central de España sobre la Argentina en enero del 2001 y en abril de 2001 advierte claramente que en realidad el análisis y las predicciones en economía no son su fuerte”.

“En enero de 2001 se publicó el informe trimestral, unos 9 ó 10 meses antes de la peor crisis que haya tendido nuestro país, financiera económica, moral e institucional y social ¿Qué decía el Banco Central de España? 'En Argentina, si bien la actividad económica permanece débil, las perspectivas para el futuro próximo han mejorado sensiblemente tras la instrumentación del paquete de ayuda del Fondo Monetario Internacional en la última parte del año 2000'", detalló Cristina Kirchner.

La jefa de Estado recordó que "más tarde, más cerca del incendio, en abril de 2001 decía en otro informe: 'En cuanto a la Argentina, ha de destacarse que después de un período de turbulencias políticas, el Gobierno ha logrado la aprobación de un ambicioso plan que persigue un cuádruple objetivo: reactivar la economía, cumplir los compromisos fiscales ligados a la ayuda del FMI, equilibrar el saldo exterior y recuperar la confianza de inversores y prestamistas internacionales'. Textual -subrayó la mandataria-, abril del 2001, a meses del mayor incendio que recuerde nuestra sociedad, de la mayor tragedia, porque además, como terminó fue una verdadera tragedia. Lo cual revela dos cosas: o que bien no hacen análisis demasiado acertados o hacen son análisis absolutamente interesados", advirtió Cristina Kirchner.

"Porque ahí estábamos planteando la operación del megacanje en aquel momento que constituyó una formidable maniobra de asientos contables para que los capitales que habían especulado durante una década en la Argentina pudieran retirarse, sostenido esto por los propios dineros de los argentinos. Y finalmente tuvieron como moño la derogación de la Ley de Subversión Económica. Porque si esto pudiera analizarse en el marco de la Ley de Subversión Económica, y las maniobras que significaron para recuperar los fondos especulativos que habían ingresado al país, realmente, le pusieron el moño a una historia trágica para todos los argentinos", recalcó.

"Realmente esto que hoy vemos publicado habla de la falta de seriedad y fundamentalmente de la irresponsabilidad con que se abordan temas que muchas veces deciden inversiones y en definitiva la vida de los argentinos y de todos los habitantes del mundo, que parecemos estar sometidos a estos opinólogos que resultan ser traders en el mundo de colocación de bonos y que toda la vida pasa por la colocación de un bono a tal o cual tasa", continuó la mandataria.

"Me parece triste que estas cosas sucedan, pero suceden en el mundo contemporáneo. Debemos abordarlas con conocimiento de cómo se manejan y con esencialmente con mucha responsabilidad en la difusión de las informaciones", acotó.

Un informe adverso
El trabajo exploró los potenciales problemas que podría tener ese país en el mundo y le asignó a la relación con la Argentina dificultades en tres de los cuatro ítems analizados.
 
La reacción de la Presidente argentina no se hizo esperar. "Deberían dedicarse a pronosticar más sobre las cosas de ellos que la de los demás", expresó. 

En temas comerciales, financieros y de activos bancarios, fue nominada entre los "países con interdependencia media o alta y riesgo elevado o muy elevado".

En materia de vínculos comerciales, se puso énfasis en los flujos de comercio internacional y allí los países más críticos para los españoles resultaron la Argentina, Cuba, Venezuela, Irán y la República Dominicana.

Apenas mejor que Venezuela
La evaluación del Banco Central español fue más que severa. A la relación con la Argentina le asignó en tres de los cuatro ítems analizados, sólo superado por Venezuela que presenta problemas en todos.

La Argentina fue eximida de riesgo sólo en cuestiones de interdependencia energética, pero fue nominada entre los "países con interdependencia media o alta y riesgo elevado o muy elevado", en temas comerciales, financieros y de activos bancarios, lo que la dejó ubicada en primer lugar en la grilla de la "interdependencia global".

El informe, que no alude puntualmente al caso Aerolíneas Argentinas, se dio a conocer antes del viaje que tiene previsto hacer en octubre la presidente Cristina Kirchner, después de dos postergaciones, y en medio de los tironeos con el grupo Marsans por el traspaso de las acciones de la compañía aérea al Estado.

Por el lado financiero, el Informe reveló que la interrelación con España también dejó a la Argentina mal parada, en este caso sólo junto a Venezuela, mientras que se relativizó el riesgo de Chile: "Otros dos países latinoamericanos con los que España presenta una interdependencia media son Chile y la Argentina, el primero con un nivel reducido de riesgo y el segundo con un nivel elevado del mismo".

"Esta gran exposición de la economía española a los países latinoamericanos viene dada por la gran inversión que empresas españolas han realizado en determinados sectores, especialmente telecomunicaciones, bancario y primario, de dichos países", añade el informe.