Infobaemiércoles 30 de enero 2008

Continúa la venta de símbolos nazis en el Microcentro

Hoy se cumplen 75 años del ascenso de Adolf Hitler al poder en Alemania y, según pudo comprobar Infobae.com en una recorrida por las calles porteñas, todavía se comercializan los polémicos objetos del Tercer Reich

Un día como hoy, pero hace 75 años, comenzaba a escribirse el más dramático y negro capítulo de la historia de la humanidad. El 30 de enero de 1933 tomaba el poder alemán Adolf Hitler y en menos de una década se convirtió en el hombre más temido del mundo y también en el más odiado por el horror y la sangre que derramó.

Afortunadamente para la humanidad, su macabro plan de exterminio de "razas inferiores" no pudo llevarse a cabo en su totalidad. Sin embargo, millones de personas murieron víctimas del régimen y millones de soldados dieron su vida para acabar con el horror nazi.

Luego de la caída del régimen se pudieron comprobar los atroces actos cometidos en los campos de concentración: matanza indiscriminada de judíos, experimentos realizados con humanos y torturas de toda índole. Pero a pesar de la información que existe, en Buenos Aires, todavía hay personas que veneran al asesino dictador y hasta son capaces de comprar muñequitos del Führer, banderas con la cruz esvástica u otros símbolos nazis.

El año pasado, la prensa denunció la venta de los muñequitos de Adolf Hitler y un debate se estableció entre los argentinos. ¿Está bien o mal vender símbolos del Tercer Reich?

Según la Justicia, la venta no está prohibida. La ley 23.592 establece penas de un mes a tres años de prisión a quienes "participaren en una organización o realizaren propaganda basados en ideas o teorías de superioridad de una raza o de un grupo de personas de determinada religión, origen étnico o color, que tengan por objeto la justificación o promoción de la discriminación racial", pero no a quienes comercializan los polémicos objetos.

El año pasado el local ubicado en Sarmiento al 800 quedó en medio de la polémica por exhibir el muñeco de Hitler en sus vidrieras. A poco más de un año, el polémico muñeco de plomo ya no está a la vista de los simples peatones, pero alcanza con ingresar al local y preguntar para enterarse que existen seis versiones.

Infobae.com visitó el local e intentó tomar unas fotografías, pero rápidamente la acción fue interrumpida. "Nada de fotos", dijo un empleado. Al instante, apareció la dueña: "No van a sacarme una sola declaración. Los periodistas siempre cambian todo. El año pasado publicaron una nota plagada de mentiras", expresó indignada. "Es la oportunidad para aclarar esas mentiras – interrumpió este cronista –". "No, gracias. Prefiero no decir nada más", finalizó la mujer.

Símbolos del horror
A pocas cuadras de ese local está la galería Corrientes Angosta. Ahí, uno de cada tres comercios se dedica a la numismática (monedas) y venta de artículos de colección. Obviamente, las figuras de Afold Hitler, las banderas y cruces nazis están a la vista. En una rápida vista se puede observar un casco militar de la Segunda Guerra Mundial a 69 pesos, los muñecos del Führer varían entre 7 y 70 pesos, depende del material con que esté realizado y monedas del Tercer Reich de todo tipo, forma y tamaño.

"El periodismo hizo un escándalo tremendo el año pasado, pero lo único que logró fue que se acerque a la galería gente que no sabía que estábamos. En resumen, la prensa nos hizo ganar más plata", dijo el propietario de uno de los locales de la galería que prefirió mantenerse en el anonimato.

Comentá