Deportesjueves 16 de agosto 2007

Córdoba: "Tengo más puntos que el Boca de Bianchi"

Así se refirió el entrenador al estado en que quedó tras el serio incidente protagonizado con su pareja y que derivó en el incendio de su casa. Su abogado reconoció que la mujer le quiso cortar el pene

"Cada cuatro años tengo que ser noticia por algo extrafutbolístico", lamentó el profesor y entrenador Daniel Córdoba al referirse al episodio policial que protagonizó el martes a la madrugada, cuando fue cortado en varias partes de su cuerpo por parte de su pareja, María Elena Servín. La alusión tuvo que ver a la pérdida de uno de sus hijos y a un posterior secuestro del que fue víctima.

La pelea llegó a su momento más trágico cuando un televisor se cayó sobre el piso alfombrado y un chispazo provocó un incendio que derivó en que ambos deban ser internados.
 
Palabras de su abogado
Su abogado, Fernando Burlando, reconoció en diálogo exclusivo con C5N que "en el momento en que Daniel Córdoba se desmayó, ella intentó cortarle el pena, cosa que no consiguió, más allá de provocarle una herida superficial".
 
En este sentido, reconoció el profesional que "debió ser intervenido quirúrgicamente".

"No corrieron riesgos mis genitales ni estuve tan grave, como se dijo", sostuvo el ex técnico de Estudiantes en declaraciones televisivas.

Al referirse a Servín, anheló que "esta mujer es bárbara y tiene una relación brillante conmigo. Todo el mundo tiene su segundo de furia. Ojalá vuelva a su país. Es una persona que ha sufrido mucho en su infancia. Fue un segundo de furia que todos pueden tener".

Luego contó que la mujer había tenido un problema días pasados y que a punto de regresar a Paraguay, de donde es oriunda, se arrepintió. "Se enfureció la semana pasada, tuvo una reacción violenta para con la casa. Tuve que contenerla después de que encontró un mensaje en mi teléfono celular. Su familia la iba a llevar a Paraguay. Ella no quería y yo no podía dejarla en la calle. Entonces se volvió a casa; la volví a recibir en mi casa".
 
"Estaba todo bien, pero esa noche desgraciadamente volvió a investigar algunas cosas y se provocó una reacción extremadamente violenta y descontrolada en la que terminé siendo agredido, con fuego en mi casa y esa historia. No puedo hablar más porque todo sigue por lo legal", recordó.

Luego definió a su compañera como "un ser humano excepcional".

"Si la defraudé como hombre, ella sabrá, le pido disculpas. Que tenga la mejor de las suertes".

Por último, señaló: "Perdí sangre, tengo cerca de 30 puntos en mi cuerpo. Tengo más puntos que el Boca de Bianchi. En un mes voy a estar bien".